Denuncian arqueólogos mafia de Peter Jiménez

NTRzacatecas.com
Kutzi Hernández/ntrzacatecas.com
Lunes 17 de octubre de 2011

Los arqueólogos Armando Nicolau Romero e Ineida Ramos Ballesteros denunciaron que Peter Jiménez Betts encabeza una mafia en el INAH y que está usurpando funciones, dado que no tiene título apostillado ni cédula profesional para ejercer como arqueólogo; también señalaron que tiene doble base, una en el gobierno federal y otra en el estatal, lo cual contraviene la ley, dijeron.

“Nosotros tuvimos el año pasado la presencia de un buen director, Francisco Xavier Boesterly, quien empezó a detectar y a poner freno a la red de complicidades, la verdadera mafia que encabeza Peter (Jiménez) con la gente del departamento administrativo y jurídico aquí en el centro (INAH)”.

Nicolau denunció que a mediados del año pasado, Jiménez lo coaccionó para que empezara a atacar a Boesterly. “Me hostigó, hubo un acoso permanente hasta enero de este año”. Finalmente, Nicolau fue despedido injustificadamente, según señala. “Pero lo grave es que corrieron de una manera muy fea a Xavier Boesterly; lo obligaron a través de toda la movilización que hicieron en los sindicatos a que el director (del INAH) lo destituyera, de una manera incorrecta e injusta”.

Nicolau señaló que de lo que se le acusaba a Boesterly, “no solamente no es cierto, sino que hasta el momento, nada ha sido comprobado, y son acusaciones graves, una en Derechos Humanos, misma que no procedió” la otra acusación fue por desvío de fondos, “si realmente hubiera algo, se debe de inhabilitar al funcionario”.

“Técnicamente fue una buena grilla orquestada como las que ha sabido orquestar este señor”, dijo Nicolau, refiriéndose a Jiménez Betts. “Yo estoy cansado de ver tanta podredumbre, en un medio laboral tan reducido como en el que estamos; tanta indolencia, complicidades, malos manejos, favoritismos, privilegios…”

Doble plaza

Por su parte, la arqueóloga Ineida Ramos mencionó que ella había denunciado ante la Secretaría de la Función Pública que Peter Jiménez tiene doble plaza: una como investigador en el INAH y otra como Jefe del Departamento de Arqueología en la Secretaría de Obras Públicas, en el gobierno del estado. Indicó que esto contraviene con el reglamento interno del INAH, la Ley re Responsabilidades de los Funcionarios Públicos, entre otras disposiciones legales.

Como respuesta, recibió una notificación de que la Secretaría de Gobernación había autorizado este doble desempeño laboral, lo que en su momento desmintió el delegado de dicha instancia, según refiere Nicolau, quien refirió que cuando se le solicitó su intervención a Guillermo Huizar, contralor interno del gobierno del estado, éste se deslindó del asunto al afirmar que era competencia del gobierno federal.

Ante ello, Nicolau concluyó que Peter Jiménez “está siendo protegido por algún funcionario muy alto en el gobierno del estado; hay una complicidad aquí. Esto ya de por sí, en una sociedad tan austera como la zacatecana, a mí me parece que debería causar indignación. No es justo”.

“¿En qué se justifica él y en qué lo justifican los funcionarios del estado? En que su trabajo es tan complejo, que no tiene horario ni oficina. A mí me parece que su trabajo ni es tan complejo y que el señor es un aviador que le ha funcionado muy bien en alguna razón a ciertos intereses de algunos funcionarios, y debe ser cuidadosamente observado”.

Nicolau mencionó que el documento necesario para tener dos trabajos relacionados con la función pública es una carta de compatibilidad, con la cual Jiménez no cuenta.

“¿Por qué, habiendo 30 arqueólogos egresados de la UAZ, titulados, cuatro con maestría, uno con doctorado en trámite, no pueden ocupar ese puesto?”, cuestionó Nicolau quien, por otro lado, señaló que la arqueología es una actividad tutelada por el gobierno federal, por lo que, dijo, el departamento de arqueología en Obras Públicas es ilegal y que fue “inventado” para favorecer al estadounidense, quien recibió su nombramiento de manos de Amalia García Medina.

Otro aspecto que Nicolau consideró grave es que “el gran arqueólogo de Zacatecas no es arqueólogo; su único documento es un diploma que exhibe, por parte de la Universidad de las Américas, como Bachellor in Arts of Anthropology”, el cual, dijo, no está revalidado ni apostillado, amén de que Jiménez Betts no tiene una cédula profesional para ejercer como arqueólogo en el país, señaló Armando Nicolau.

Nicolau señaló que el grado con que cuenta Peter Jiménez “no lo faculta a firmarse como arqueólogo, a emitir peritajes y dictámenes, a generar documentos de validez jurídica y mucho menos a dirigir proyectos para los cuales la ley te exige que presentes tu título y tu cédula profesional”.

Más quejas

Nicolau y Ramos también presentaron una serie de quejas firmadas por varios trabajadores del sitio arqueológico de La Quemada, entre 1996 y 2010, de las cuales NTR Medios de Comunicación cuenta con copias, por una serie de irregularidades en torno al trabajo de Peter Jiménez.

La mayoría de estas quejas mencionan actitudes de prepotencia y negligencia, al quebrantar el reglamento interno de la zona arqueológica por incursionar en repetidas ocasiones en automóvil hasta la pirámide votiva; romper los sanitarios de los trabajadores, llevar visitas a la zona a altas horas de la noche, entre otras denuncias.

También mencionan la desaparición de piezas arqueológicas y el derrumbe de los trabajos de restauración en La Quemada, situación que ya había evidenciado a los medios el arqueólogo Christopher O’Neill en 1996, quien responsabilizó en aquel entonces a Peter Jiménez por negligencia.

Vistas: 128

Responde a esto

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2019   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio