La reciente noticia de que el ex Beatle, Sir Paul MacCartney, dará un concierto teniendo como escenario la zona arqueológica de Chichen Itzá, igual que lo hicieran Elton John, Sara Brightman y Plácido Domingo, despierta nuevamente la polémica sobre el uso, abuso y explotación del legado cultural prehispánico en México.

El sindicato de Investigadores del INAH, que representa a los antropólogos, historiadores y arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, entre otras disciplinas, ha decidido intentar una estrategia diferente; esta vez se trata de una carta dirigida al mismisimo Sir Paul, así como una página web dedicada, para divulgar los hechos, obtenre apoyo y recibir opiniones.

¿Qué efectos puede tener dicha misiva, nos ganará la simpatía y apoyo del artista o, por el contrario le causará sorpresa y enojo?

 

¿Qué opinan ustedes de esta estrategia, de la carta y su mensaje? ¿Que nuevas reflexiones trae este acontecimiento? ¿Qué papel debería asumir la comunidad intelectual y la sociedad civil frente a actos de tal naturaleza? Comparte tus opiniones en este foro.

 

Expresa tu apoyo a los investigadores a través de esta página web especial:

No al concierto de Paul MacCartney

 

Texto de la Carta

 

De los académicos del INAH a Paul McCartney:
por qué no debe presentarse el concierto en Chichén Itzá
.

México, D.F., 29 de enero 2012

Sir Paul McCartney

Presente

Sir Paul McCartney, usted goza de una buena fama pública debido a sus talentos musicales y empresariales. Con lo primero, hizo temblar y modificar los antiguos cartabones de la doble moral victoriana, del irreductible macartismo, de los franquistas y de las ideologías dictatoriales de la primera mitad de los 60´s del siglo XX. La música, las letras de usted y de Lennon, así como las de George Harrison y Ringo Starr, contribuyeron en las nuevas configuraciones de los imaginarios sociales de buena parte del mundo occidental.

Sus acciones y emociones los proyectaron como transgresores del estatus quo. Los que los escuchamos y compartimos su rebeldía, la asumimos de muy diversas maneras y las hicimos propias para algunas circunstancias, tal y como fue el “déjalo ser”; “déjalo que sea” entre otras tantas ideas e ideales lanzados en sus canciones.

Con los años quedó claro que dicha trasgresión no era y no tenía porqué ser Revolución. En ese ámbito de transgresión de usos y costumbres, su actuación y sus triunfos han permanecido dentro del orden establecido. Lo anterior no está a discusión y no crea ningún demérito. Lo que si sería eso y más, es el que usted, ahora, al dar un concierto en la Zona Arqueológica de Chichén Itzá, transgreda el orden Constitucional de la República Mexicana. Esto afecta en razón de que, antes que cualquier otra cosa:

La Zona Arqueológica de Chichén Itzá es un BIEN NACIONAL, DE USO COMÚN Y DOMINIO PÚBLICO, ADSCRITO AL SISTEMA EDUCATIVO DE LOS MEXICANOS Y POR LO CUAL, NINGUNA PERSONA EN LO PARTICULAR O EN GRUPO PUEDE LUCRAR CON ELLA, O LO QUE ES LO MISMO, OBTENER BENEFICIOS O GANANCIAS, YA QUE LAS MISMAS, SERÍAN ILICITAS E ILEGALES.

La ignorancia de la ley mexicana no lo exime de su cumplimiento; si la gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco y sus subordinados, no le mencionaron esa DISPOSICIÓN CONSTITUCIONAL sobre la zona arqueológica en cuestión, es obvio que fue porque se pretende lucrar económica y políticamente con su concierto.

Por otro lado, la zona arqueológica de Chichén Itzá, tiene un enorme significado para los mexicanos y es una zona de estudio inigualable para comprender las historias distintas de las del mundo occidental. Por tal motivo, los profesores investigadores del INAH trabajamos para entenderla, conservarla y protegerla, antes que en explotarla y dilapidarla, como si fuera escenografía exótica para uso y disfrute de unos cuantos.

Ahora usted ya sabe que el concierto que pretende realizar en Chichén Itzá es ilegal, ilegítimo y contrario a los intereses de los mexicanos. Si a pesar de ello, usted lo lleva a cabo, nos demostrará que efectivamente es un transgresor del orden, siempre y cuando el transgredir lo beneficie, bajo el subterfugio de “déjalo ser”.

Su respuesta está en el viento.

 

 

 

Académicos del Instituto

Nacional de Antropología e Historia (INAH)

 

--
DELEGACIÓN DE PROFESORES INVESTIGADORES DEL INAH. Córdoba 45. No. 45, Col. Roma. México D.F. Tels. 01 (55) 55-33-21-18; 01 (55) 55-25-63-50. Página de internet: http://investigadoresinah.org.mx/ Redes sociales: Facebook: http://www.facebook.com/investigadores.inah Twitter: http://twitter.com/INAH_Academicos facebook público: http://www.facebook.com/pages/Acad%C3%A9micos-INAH/108335675874084 Programa de radio: http://investigadoresinah.org.mx/programa-de-radio/

 

Vistas: 471

Archivos adjuntos:

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

¿Y por qué no? y no es que este de acuerdo con este tipo de eventos, pero creo que eso mismo se preguntara  Sir Paul McCartney cuando lea esta misiva de los académicos del INAH,  ya que en ningún momento se toman la molestia de explicarle al señor por que no es conveniente este tipo de conciertos en una zona arqueológica, cuales son las consecuencias técnicas y estructurales para los monumentos, que tipo de afectación tienen.  El comentarle que es un bien nacional adscrito al Sistema Educativo de los Mexicanos y las implicaciones legales que esto tiene, no  creo que  sensibilice e informe al señor.  Una persona que ha demostrado, sin lugar a dudas, a lo largo de la historia su alta sensibilidad, como el señor McCartney, merece y le vendría mejor  una visión histórica de la zona arqueológica de Chichén Itzá, explicarle sus particularidades, su belleza, destacando todo aquello que la hace extraordinaria.  Por otro lado, en estos tiempos el discurso altamente nacionalista de que a todos los mexicanos nos importa nuestro patrimonio arqueológico, es falso, poco realista y altamente demagógico o lo que es lo mismo manipulador. Frases agresivas como que fue parte de un cambio a través de sus transgresiones y que ahora es parte del orden establecido, el que ignorar la ley no lo exime de su culpabilidad en caso de que realice el concierto,  y  de que si lo hace será un transgresor  para obtener un benefició propio,  más que sensibilizarlo,  resulta ofensivo, parece más un oficio sindical, en el que se amenaza y se demerita, que una misiva de sensibilización para conseguir el apoyo de alguien a nuestra causa.

En esta misiva el enojo le gana al conocimiento y a la diplomacia. La idea es buena pero deberían asesorarse mejor para casos tan relevantes.

Tal vez sería una opción el envíar un texto semejante a las autoridades del INAH en Yucatán, así como a la Gobernadora del estado, inquiriendo sobre qué empresa trae al cantante y cuánto va a cobrar por dicho espectáculo, asimismo saber quienes son los que salen ganando. No estoy de acuerdo en que las zonas arqueológicas sean utilizadas de dicha manera, teniendo infinidad de foros que sirven para esos fines No creo que al cantante le interese saber sobre esta controversia, finalmente es un concierto más en su carrera y vendrá a trabajar, tal vez éste evento enmarcado en el final del ciclo maya del 2012, se convierta en un gran show multicolor, quizá el cantante guarde algunas bonitas fotos de tan folclórico y exótico evento, y nada más.

 Sinceramente, no creo que la carta llegue a sensibilizarlo. A los iniciadores de este debate les pido que sigan luchando y alzen la voz, para los que no la tienen. La idea es buena, sólo habría que enviarla a los verdaderos responsables. 

me parece estupendo que le hagan una carta, aunque no sólo dudo que la lea, sino que le entienda o que la lea él... Y pues si, no sólo estaría bien que se la enviaran a él sino al Gobierno de Yucatán que lleva ya muchos años lucrando con Chichén Itzá y Uxmal (costo de entrada a ambas zonas oscila entre 15 y 180 pesos, según las credenciales que presentes y el día que vayas, nunca es gratuito, ni para mexicanos ni para profesores o estudiantes ni nada), también estaría bien que la hiceran pública en un periódico, en la tele. También estaría genial que más allá de la carta dejáramos de soñar con que tendrá efectos positivos para la gente de Yucatán y los sitios arqueológicos y que por primera vez el sueño se convierta en realidad....pero pues vivimos en un mundo amargo y triste e injusto y feo y pues aunque soñar no cuesta nada, pos que ganas con soñar (sic, C.F.) :(

De hecho, la noticia no es nada nueva, poco después del concierto de Elton John (abril del 2010), la gober preciosa de Yucatán anunció con bombo y platillo que ya estaban en pláticas con el cantante. En Abril de 2010 empezamos a bombardear las páginas oficiales, su correo electrónico, su dirección personal y la de su representante con notas, cartas, y toda suerte de comunicados para que se abstenga de venir y no ser cómplice de una camarilla de delincuentes que lucran de manera privada con un bien público. Yo personalmente he colgado mensajes en la página oficial del gobierno del estado. Es proverbial el cinismo, desprecio hacia el pueblo y la actitud de las autoridades hacia esta situación. 

Esto claramente es una apropiación del patrimonio cultural nacional y de sus expresiones colectivas locales con fines particulares; hacia el interior, la gobernadora Ortega hace uso autoritario de sus funciones y hacia el exterior, cede frívolamente ante las presiones que ejercen la economía globalizada y la mundialización de intercambios sociales a los patrimonios culturales; lo preocupante aquí, es cuál será la gestión de los beneficios; qué hay de la conservación y desde luego, la investigación... Yo diría que es proverbial el hecho de que las administraciones yucatecas (entre otras), están acostumbradas a gobernar a puros "inditos" fabricados por las politicas de INI, de INAH, de SEDESOL y que hay poca masa crítica consciente en este país. Comparto la posición del sindicato de investigadores, pero no del todo, más bien no comparto la política oficial que el sindicato reproduce: ciertamente los patrimonios culturales están adscritos al sistema educativo nacional, pero esto también es ya un discurso gastado, ya no vale, la sociedad mexicana ya es otra sociedad antrópologos sindicalizados y empoderados. Las mismas elites que alguna vez abrazaron esos ideales para intentar llevar a México hacia el progreso e insertarlo en el "concierto de las grandes naciones industrializadas", ya abandonaron esa estrategía desde hace mucho, solo algunos nostalgicos del nacionalismo y los antrópologos "bien instalados" institucionalmente se aferran a ese modelo porque aún funciona como su monopolio de gremio y sirven ahora de pantalla para mimetizar los intereses de las políticas que se doblan ante los capitales y las transnacionales; la sociedad ante todo esto, no es más que un rehen. Mi postura es que no veo incompatibilidad entre una alianza de los patrimonios culturales con el capital privado, siempre y cuando haya modelos gestivos con beneficios sociales, para la conservación y para la investigación. Este escenario posiblemente lo tengamos en México hasta después de la Tercera Guerra Mundial....

Qué opinará Paul al respecto?.....me cuesta trabajo ponerme en sus zapatos, él nunca ha "tocado piso", es una persona muy reflexiva, pero nunca ha sido un radical, no es Mick Jagger, ¿me explico?; creo ke lo primero que se le vendrá a la cabeza será una serie de contradicciones que girarán a partir de una reflexión rectora en su concepción: "well, this an undeveloped society and country, so, let it be"; si sus representantes ya han firmado contrato, no habrá nada que hacer. Pienso que en todo caso que el sindicato podría mobilizarse políticamente de otra manera, haciendo uso de su poder político y no de su capacidad de convencimiento (¿educativo?, mmmm, lo dudo).

RSS

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2021   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio