Estimados editores:

A pocos kilómetros al oeste de la ciudad de Oaxaca, en el Valle de Etal, sobre la ribera norte del otrora hermoso Río Atoyac, se encuentran los restos de la primera ciudad en Mesoamérica, una de las más antiguas de América. Los restos formaban parte de la propiedad de una hacienda porfiriana, la Ex hacienda del Mogote. Los antiguos peones viven entre los restos y mantienen un pequeño museo comunitario, lleno de orines de rata ymuy descuidado. Allí están sepultados los pocos vestigios que guarda esa comunidad de la grandeza que destruyen sin saberlo.

Cualquier ciudad en el mundo pagaría millones para tener, en paraje tan hermoso y cercano a la ciudad, los restos de la urbe más antigua de Mesoamérica. Ninguna autoridad o cuminada parece preocuparse de su inminente destrucción. Asentamientos irregulares se levantan sobre los restos y una pedrera ocupa la gran plaza. Allí clasifica material pétreo para venderlo, ya se imaginarán su procedencia.

¿Qué pueblo puede soñar para el futuro cuando sus mejores logros son olvidados y destruidos? El desarrollo del comal y de las tortillas tlayudas surge allí como respuesta a la demanda de los constructores de la urbe. La cercanía del río y el magnífico panorama de montañas al Norte y Sur de la urbe le confieren un encanto peculiar.

¿Existirá algún lector con palancas que pudiera mover a las autoridades a preservar esta maravilla? Porque estamos lehos de una meritocracia y el país aún se mueve por influencias y contactos. Un parque que incluyera al río Atoyac y rescatara su belleza harían de los restos de esta ciudad la joya del Valle de Oaxaca. ¿Será que un túnel para escapar de la cárcel tenga más importancia que una maravilla de nuestro pasado? Si así es, nuestro destino como país será el de seguir sueños ajenos, y no ya el de guía e inspirador de acciones memorables, como lo fueron los constructores de El Mogote. Y pena me da usar este nombre peyorativo para aludir a esta hermosa ciudad. Es una muestra de la desidia y descuido de nuestros arqueólogos e intelectuales. No puedo más, me lleno  de tristeza.

Saludos cordiales.

Vistas: 108

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

¿Que se hace en estos casos? ¿No existe gente ni recursos materiales para ponerle atención? Pregunto por que yo tengo información de un vestigio que puede ser bastante grande. ¿Si en tú caso no logra ni el gobierno ni academia hacer algo que futuro tiene el hallazgo del que tengo conocimiento?

Que lamentable.

RSS

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2022   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio