Sergio Mondragón nació en Cuernavaca, Morelos un leónico 14 de agosto de 1935, le llegó la estudiadera en varias varios recientos mexicanos y gabachos y al retornar se encumbró en la observación, en los símbolos mágicos y en las letras que son la llave secreta para acceder a reinos que están precisamente aquí pero detrás de la sombra de las puertas.

Las guirnaldas le cayeron tarde, hasta un poemario titulado Hojarasca en 2010, sin embargo en AL FIN LIEBRE ediciones digitales, gustamos más de voltear a ver los cimientos de las casas que los acabados y chaflanes. [Quizá porque nos gusta hacer las madrigueras en la tierra y no en las nubes].

En la contemplación de este, llamémosle, Reino Telúrico, parafraseando a nuestro soldado, se gestó El aprendiz de brujo, el ejemplo perfecto que lo que en otras líneas le contara Don Juan Matus a Castaneda en El conocimiento silencioso cuando asegura que «Los poetas, sin saberlo, anhelan el mundo de los brujos»; en este texto, Sergio Mondragón no sólo lo anhela, podemos asegurar que lo acaricia en innumerables ocasiones.

«Por una libre redistribución de textos»
AL FIN LIEBREediciones digitales«Nueva Época»
2 0 1 6

Vistas: 51

Archivos adjuntos:

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2021   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio