Las culturas patagónicas no tenían escritura por lo que cada autor a su manera, entre los que no faltaron cautivos, exploradores y misioneros, intentó asignarle las letras de su abecedario, a los fonemas que según ellos creían, tenían o podían tener algún significado. Es así que hay algunos vocabularios tehuelches que aunque con algunas diferencias de escritura, revelan coincidencias y en este sentido aunque Salvador Canals Frau utiliza la palabra CHONIK, nos presenta las grafías a la que distintos autores arribaron para referirse al fonema con que los patagones o tehuelches se llamaban a sí mismo, conforme cada uno de ellos a las reglas ortográficas de sus respectivas nacionalidades, son muy diversas 

CHO-TCHÓ-T-TSHO, son las diferentes maneras de escribir la sonoridad con que los patagones expresaban su idea de sí mismos. Todas estas expresiones son variantes en torno a la sonoridad que en castellano tiene la letra compuesta CH, cuando se la pronuncia un tanto suavizada por provenir quizás, de una locución posiblemente afectada por la conformación biotípica muy particular del tipo patagónido. No habría que descartar esta posibilidad, ya que el bello biotipo de hombre tehuelche, considerado como uno de los mas altos de la tierra, robusto, de cráneo macizo, alto, alargado y de gruesas paredes (Canals Frau) con una dentadura blanca y conservada hasta la muerte, es un tipo muy peculiar de hombre que como tal, pudo haber tenido en correspondencia a su peculiaridad, una manera de locutar lo que para nosotros en el habla castellana es la letra CH, un tanto ligada a la T y la S por la colocación de la lengua frente a la dentadura, al punto que CLARAZ -1896- entendió que el sonido se lograba con una letra simple  S, abriéndose paso desde adentro de una T inicial en TSÓ.

LEHMANN-NITSCHE (1914) interponiéndole la letra H en medio de la S y la O, y componiendo la letra compuesta SH en TSHO. Aunque no falto el autor- GARDINER -1852- que directamente ha escrito CHO - ni tampoco quien como Musters haya interpretado que para la gramática inglesa sea TCHÓ.

Tomando todas las expresiones en base a la economía de expresión y utilizando letras simples dentro de lo que pudo ser el biotipo tehuelche y su dentadura tan elogiada por cautivos y exploradores como así también fuera tema de debate, entre los misioneros que no querían otorgarle los sacramentos porque solo los animales conservaban su dentadura hasta la muerte proponemos experimentar con TZON o TSON-

Estas diferencias entre otras, respecto a la escritura de los fonemas patagones, posiblemente derivadas de amoldar a veces inconscientemente, la lengua investigada a la lengua materna del investigador, nos habilita para sospechar de que EL AL o EL el (Canals Frau), entendido en base a la mitología tehuelche, pudo ser en rigor Em Al, en base a que, Em, alude al colectivo hombre en el sentido de de especie, en tanto que la palabra EL como lo cita Canals Frau, o Al significan Hombre; osea que Em Al sería el hombre y o arquetipo de hombre del colectivo tehuelche y no EL al, como suele citarse.

Muchas expresiones se han hibridado de expresiones mapuches donde EL, tiene un significado localizador en tiempo y lugar muy utilizado por ellos para la designación del CHE –gente- mapuche.

Las  terminaciones  KEN- KENE, KENK, KUNU, KNAM, todas ellas, son expresiones escritas de un solo y mismo fonema que con letras puestas por distintos autores de orígenes diversos y sin previo acuerdo lingüístico, aparecen como palabras diferentes pero que en verdad, es una sola y única terminación que se presenta en la mayoría de los nombres que los tzonek´as, tanto del norte como del sur, le asignan a palabras que se refieren a sí mismo (Salvador Canals Frau) y posiblemente a ligado a lo visualmente distante.

Basados en lo expuesto por Canals Frau y el análisis sobre algunas palabras recogidas de distintos vocabularios, tomamos la palabra escrita  KENK, como una de las formas posibles de generalizar el fonema de lo que, según interpretamos,  sería la expresión concreta del YO.

Sería algo así como una partícula con la que se termina todo fonema usado para hablar de sí mismo y puesto a la vista en un contexto de universalidad, de manera tal que con la sola presencia de KENK al final, le da o daría espacialidad y concreción, a la función y o actividad particular a la que va asociada.

KENK , es o sería siempre la forma de  “yo función-KEN”, yo cazador-KEN como el espacio de caza. YO CAZADOR en el espacio de caza aunken.

YO y la cardinalidad espacial -penkóken- teurken,  penken -  aoniken . 

YO y lo que fluye o emana, keoken,kenken, ajken, kenken.

Un caso interesante es el que se presenta entre los tsonek´as mas australes, los HAUSH o MANNEKEN y o directamente con los SEL K´NAM.

TEHUELCHE, posiblemente derivado de la nominación dada por ellos para sí -TEUESCH- TSONEKAN

La denominación TEHUELCHE con la que comúnmente se conoce a los patagones, posiblemente derive de la nominación  que Salvador Canals Frau cita como aquella dada para sí -TEUESCH- la cual, siendo que la letra CH, pudo sonar como TSONEK TSONEKAN  TSONEK´N

Es obvio que estas son deducciones provisionales que inevitablemente conducen a diversas ambigüedades que en algún momento y colectivamente se deberán ir evaluando en cada caso para finalmente, conocer fehacientemente el significado y acertar en su escritura.

 LENGUA%20tehuelche.docx

Vistas: 119

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2022   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio