¿Te has preguntado alguna vez si realmente eres un arqueólogo? Estas son algunas señales para saberlo... propongan más si estudian o trabajan en esta trabajosa pero hermosa y variada ciencia!:


Sabes que eres un arqueólogo cuando:

1. Pasas al lado de un pozo en la calle y te detienes a ver su estratigrafía.

2. Has comido comida con tierra tantas veces que es probable que necesites prótesis dental antes de los 40 años.

3. Eres la única persona de tu círculo de amigos que puede decir que va a trabajar de zapatillas y remera y con cuchara y brocha, a menos que los demás sean geólogos o paleontólogos. O albañiles.

4. Te entusiasma más cuando te proponen observar un trozo de material lítico, cerámico o de metal bajo un microscopio que si te propusieran ir al cine un viernes por la noche.

5. No dices que la gente vive en una casa, sino que “habitan un area de actividad”.

6. Te sabes la escala de durezas de Mohs de memoria. Todavía no entiendes por qué eso te parece normal.

7. Crees que la obsidiana es tu mejor amiga.

8. En un día de aburrimiento pensaste qué pasaría si se hicieran análisis de fosfatos en un baño público.

9. El polen te da alergia, pero amas la palinología.

10. Te han dado ganas de llevar un hueso humano actual al laboratorio para saber si por análisis de isótopos estables es posible detectar el veneno de las hamburguesas de Mc Donalds en ellos.

11. Has tratado de observar marcas lesiones en alitas de pollo de Kentucky, para tratar de reconstruir el tipo de sacrificio del ave o en costillitas las huellas de destazamiento.

12. “Tirate a un pozo” no es una expresión de insulto para ti, sino una descripción de tu trabajo.

13. Puedes nombrar al menos 15 especies de homínidos al primer intento. Si estás borracho probablemente te acuerdes de más.

14. Tus hijos no van a aprender a caminar, sino que “van a desarrollar la locomoción bípeda”.

15. Tienes una mascota que se llama Binford o Darwin.

16. Eres de las pocas personas del mundo que cuando le nombran a Schiffer, no piensa en Claudia, la modelo.

17. Tienes en tu mochila cosas que no encontrarías en un bolso humano promedio. ¿O no te ha pasado alguna vez sacar de allí un pedazo de cerámica o una lasca?

18. Se te ha cruzado por la cabeza que como para ser arqueólogo uno tiene que aprender más cosas que lo que realmente va a poder aprender en la vida, hubiera sido mejor no estudiar nada, ponerse un puesto y vivir una vida más sana y feliz.

19. No puedes ver un árbol en la calle sin pensar “¡Filogenia!”.

20. Opinas que los Leakey son simplemente bastardos con suerte, para ocultar la envidia que te provoca saber que son probablemente los únicos arqueólogos millonarios del mundo. O quizas pienses esto de algunos arqueologos mexicanos.

21. Jamás has visto un chimpancé en su vida, pero sabes todo sobre ellos.

22. Cuando te nombran “pasta” no piensas en fideos, sino en cerámica.

23. Coleccionas rocas y no te avergüenza que te digan ñoño o nerd por hacerlo.

24. Cuando preguntas la fecha de hoy, pides por favor que esté calibrada.

25. Opinas que no importa lo que digan los estudios en evolución humana: ¡hoy en día sí existen individuos que tienen toro supraorbital!

26. Sabes todo acerca de la domesticación de plantas y de las modificaciones genéticas que fueron necesarias para lograrlo, pero sin embargo en tu casa se te siguen muriendo las florcitas de la maceta que tienes en la ventana.

27. Ya te han hecho mil veces el chiste de Indiana Jones o Lara Croft.

28. A pesar de haber repetido miles de veces cuál es la diferencia entre un arqueólogo y un paleontólogo la gente te sigue pidiendo que les traigas un dinosaurio luego de tu próxima excavación. Has pensado en comprarte una pistola y evitar más comentarios idiotas al respecto.

Vistas: 63

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2019   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio