ARQUEOLOGIA Y NATURALEZA. UNA VISION JURIDICA

Irma Galván Trejo*

 

El campo del arqueólogo es infinito, éste debe de ser un paleontólogo, antropólogo, historiador para poder llevar a cabo su trabajo con pleno conocimiento, sin embargo los nuevos factores que se van presentándose en la actualidad deben ser estudiados y tomados en cuenta, uno de ellos que abordaremos será la Ecología, es campo imperante para el arqueólogo o los estudiosos de la arqueología que sean tomados en cuenta todos los fenómenos meteorológicos, climáticos, de la biodiversidad, los ecosistemas, para seguir investigando y manteniendo los entornos que tal vez algunos subsistan aun hoy en día. Si bien es cierto que la arqueología es la materia de estudio de los arqueólogos, antropólogos e historiadores también lo es de diversas materias que se interrelacionan con ella como es el derecho.

Para el Derecho la arqueología es; una rama del derecho administrativo de carácter científico, por que las leyes que en ella intervienen son de carácter administrativo, comenzaremos por decir que para el maestro Alfonso Nava Negrete el derecho administrativo son “Todas las relaciones que existen entre el Estado y los particulares se rigen por la ley”, iniciamos diciendo que son normas o leyes que regulan a los dos sujetos llamados; administración pública y administrados. (Derecho Administrativo Mexicano. Alfonso Nava Negrete. Pág. 17. Editorial Fondo de Cultura Económica. Tercera edición 2007).

Algunas de las leyes administrativas que mencionaremos y que por ende son de carácter administrativo, reguladas por el derecho administrativo son: Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, Reglamento de la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, Ley General de Bienes Nacionales, Ley General de Turismo, Reglamento de la Ley Federal de Turismo. Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. Ley Orgánica del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Se podría decir que para el derecho mexicano la arqueología es; un conjunto de normas que regulan el campo de toda actividad arqueológica nacional, esencialmente de carácter administrativo científico.


En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos no existe mención que diga que los bienes arqueológicos paleontológicos, y antropológicos que pertenecen a la nación, sin embargo es la ley General de Bienes Nacionales la que sí dice algo al respecto:

Es menester saber cuáles son los bienes nacionales que nos debe de interesar para la arqueología, dice el artículo 3º en su fracción II; que son bienes nacionales, los bienes de uso común a que se refiere el artículo 7 de esta ley, artículo 7º fracción XII.- “Los inmuebles considerados como monumentos arqueológicos conforme a la ley de la materia”, y en el artículo 8º expresa que todos los habitantes de la República pueden usar los bienes de uso común, sin más restricciones que las establecidas por las leyes y reglamentos administrativos, es así como los bienes de uso común pertenecen a los bienes nacionales y los bienes nacionales en el artículo 4º expresa que éstos estarán sujetos al régimen de dominio público o a la regulación que señalen las leyes respectivas. ¿Quiénes son los que están sujetos al dominio público? Los que están sujetos entre otros bienes son los llamados monumentos arqueológicos, lo dice en su artículo 6º están sujetos al régimen de dominio público de la Federación:

VII.- Los inmuebles federales considerados como monumentos arqueológicos, históricos o artísticos conforme a la ley de la materia o la declaratoria correspondiente.


XVI.-Los bienes muebles determinados por ley o por decreto como monumentos arqueológicos.

Es así como el jurista Alfonso Nava Negrete nos dice en su libro Derecho Administrativo Mexicano que por el solo hecho de que una ley del Congreso de la Unión declare así a un bien propiedad del gobierno federal, éste será del dominio público.

De tal manera los bienes de la nación son bienes del dominio público, que los mismos bienes del dominio público son quienes forman parte del patrimonio nacional, regulados por el derecho público. Para concluir los monumentos arqueológicos son bienes de la nación.

Los monumentos arqueológicos y los monumentos históricos y artísticos propiedad de la federación se regularan por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos en su artículo27 menciona que son propiedad de la Nación, inalienables e imprescriptibles, los monumentos arqueológicos muebles e inmuebles y la Constitución en su artículo 27 párrafo 6º dice: “. . .el dominio de la Nación es inalienable e imprescriptible. . . .”. Será el Congreso de la Unión el que podrá legislar en materia arqueológica por ser de carácter federal y pertenecer a los bienes de la nación, establecido en el artículo 73 Constitucional, Fracción XXV, dice: “. . .para legislar sobre vestigios o restos fósiles y sobre monumentos arqueológicos, artísticos e históricos, cuya conservación sea de interés nacional. . . .”.

Solo abordaremos algunos artículos de esta Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos. La ley que nos rige es del 6 de mayo de 1972 con una última reforma del día 13 enero de 1986; es obsoleta, defectuosa rebasada por su propia naturaleza, que se sigue aplicando y que aunque esta ley pueda usar la supletoriedad, es decir la aplicación de otras leyes a falta de disposición expresa como menciona en su artículo 19 como pueden ser los tratados internacionales, leyes federales, código civil, penal en materia común para el D.F, y en materia federal para toda la República. Un ejemplo de que hace falta reformarla, actualizarla etc, es que en un artículo hace mención a la Secretaría de Patrimonio Nacional misma que ya no existe.

Otro dato importante es que en su artículo 16 párrafo segundo, se prohíbe la exportación de monumentos arqueológicos salvo canjes o donativos a gobiernos o institutos científicos extranjeros por acuerdo del Presidente de la República; éste artículo debe de ser cambiado ya que debe de prohibirse que cualquier monumento arqueológico sea materia de donativos a cualquier país o instituto, no se debe de dar autorización al Presidente de la Republica o a cualquier autoridad a que den lo que nos pertenece a todos los mexicanos, la identidad de nuestra cultura, la historia de nuestra nación, la imagen con la que contamos en el mundo entero sobre nuestro patrimonio cultural que ha sido motivo de grandes ingresos internacionales al país por el turismo, no debemos perder nuestra identidad. Respecto a que sean motivo de canjes puede darse siempre y cuando sea dar a cambio bienes arqueológicos que no sean de nuestra cultura, que pertenezcan a otra cultura que este canje sea para que nos devuelvan un bien arqueológico de nuestra cultura. Es verdad que el INAH es quien se encarga de la recuperación de nuestros bienes arqueológicos, pero hacer más fácil su labor con un cambio aceptado en nuestra legislación sería más favorable para éste instituto.

Algo que si apreciamos en esta Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, es que carece del tema que fue y sigue siendo importante en estos días y ese es el de la Ecología, no existen medios preventivos de seguir cuidando la flora y fauna que se encuentran en las zonas arqueológicas, la imagen que representa, el ecosistema ni la biodiversidad, ni buscar la manera de prevenir su desaparición.

El Reglamento de la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, es del 8 de diciembre de 1975, con una última reforma del día 5 de enero de 1993, aunque es de más reciente creación no deja de tener muchos puntos oscuros por resolverse, mencionaremos algunos; el artículo 7 habla de que el instituto competente en este caso será el INAH autorizara a persona física o moral ya constituidas para ser órganos auxiliares de las autoridades competentes para impedir el saqueo arqueológico y preservar el patrimonio de la Nación (los requisitos para estar constituidas están en el artículo 2 del mismo reglamento que dice: que las asociaciones civiles, juntas vecinales o uniones campesinas para su funcionamiento tendrán una serie de requisitos éstos son; -obtener autorización por escrito del INAH en el caso de monumentos arqueológicos, -copia constitutiva si son asociaciones civiles ante el instituto ya mencionado, -levantar acta de constitución ante el INAH para las juntas vecinales o uniones campesinas con un mínimo de 10 miembros y acreditar que sus miembros gozan de buena reputación y que no han sido sentenciados por la comisión de delitos internacionales). Es realmente tan peligroso éste artículo que no se puede dar crédito a que dejemos en manos de asociaciones civiles por que su fin pudiera ser otro y no el de preservar o proteger, las juntas vecinales o uniones de campesinos; en algunas zonas arqueológicas creen que ellos son los dueños, pero ilógico resulta que se diga que no hayan sido sentenciados por la comisión de delitos internacionales, de qué tipo de sentencia hablamos? Sobre saqueos de monumentos arqueológicos? entonces nos haría pensar que si han sido sentenciados en territorio nacional sí podrían proteger nuestros bienes arqueológicos?, mal claramente mal este artículo.

El artículo 10 habla de que el INAH podrá conceder el uso de los monumentos arqueológicos muebles a los organismos descentralizados y empresas de participación estatal, así como a personas físicas o morales que los detenten. Bien para iniciar esa expresión es errónea no debe de decir “uso” debiera de ser “permiso” ya que hablar de uso ahora se refiere al aprovechamiento, a esto agreguemos que la ley no contempla que debe de incluir en éste artículo a los organismos desconcentrados, a los fideicomisos públicos y privados, más aun sabiendo que la Ley Orgánica del Instituto Nacional de Antropología e Historia en su artículo 1º establece que: “Se crea el Instituto Nacional de Antropología e Historia, con personalidad jurídica propia y dependiente de la Secretaria de Educación Pública” es tan relevante éste artículo ya que en él se ve claramente que el INAH es un organismo desconcentrado y no descentralizado que depende de la Secretaría de Educación Pública. Bien regresando al artículo en comento vemos que se habla de concesión en los artículos 12 y 13 del mismo reglamento de la ley, erróneo hablar de concesión ya que la concesión es la que otorga el gobierno a los particulares para ser explotar, transformar, aprovechar y usar el bien que pertenece a la Nación; el artículo 12 habla de que será la concesión de uso nominativa e intransferible salvo caso de muerte y su duración será indefinida. En éste momento haremos un comentario, en la anterior Ley de Federal del Patrimonio Cultural de la Nación del 16 de diciembre de 1970 dice que los monumentos arqueológicos serán propiedad de la nación, es así que los particulares, personas físicas, morales o extranjeros, que tenían en posesión algún bien arqueológico anterior a ésta ley no son suyos y sí de la Nación, que las posesiones posteriores a la ley de 1970 serán de la Nación. Es un artículo acertado de que haya dicho que todos los monumentos arqueológicos son propiedad de la Nación y ciertamente con esto no hace que los particulares, personas físicas o morales y mucho menos los extranjeros que los tuvieran antes de esta ley sean dueños o que les pertenezcan, simplemente ahora solo tendrán la guardia y custodia de dichos bienes ya que todos los bienes antes y después de ésta ley son propiedad de la Nación.

Es preciso decir que todo bien arqueológico es histórico, pero no todo bien histórico es arqueológico, también de que algunos bienes pueden revestir las tres categorías ser arqueológico, histórico y a su vez artístico. Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos en su artículo 46 párrafo segundo hace una mención a la competencia que tienen los institutos al conocer de algún asunto donde, resolverá el Secretario de la SEP; prevaleciendo el bien arqueológico sobre uno histórico y éste sobre uno artístico.

La Ecología en la arqueología ha sido el factor elemental de toda cultura para su subsistencia, desarrollo, conocimiento. En la época prehispánica el clima fue siempre imperante en sus sistemas de hábitat, de alimentación, etc. los estudios que se realizan en diversas zonas arqueológicas por medio de otras disciplinas han demostrado como fueron sus estados climáticos, en las distintas etapas de sus culturas, se ha llegado a saber la extensa variedad de flora y fauna, saber su tipo de alimentación en esas épocas, conocer su estilo de vida, creer que algunos factores ambientales o naturales impactaron en sus poblaciones. Los cambios climáticos tal vez en algún momento provocaron el abandono de zonas arqueológicas. La naturaleza sirvió primeramente para su subsistencia, el aprovechar sus elementos como aprender a utilizarla para construir sus edificaciones, es bien sabido que muchas zonas arqueológicas estaban ubicadas en lugares altos para poder defenderse de invasiones de otros pueblos, pero también por cuestiones de seguridad en su bienestar por las fuertes lluvias, tormentas, huracanes, inundaciones que seguramente sucedieron a menudo ya que algunas zonas presentan en sus construcciones sistemas hidráulicos para desahogar el agua y para almacenar el agua pluvial, los cambios climáticos han de haber ocasionado la estabilidad o la inestabilidad de su situación como son las de orden social, político, religioso, económico dentro de su misma población como de las poblaciones vecinas.

La naturaleza fue respetada, venerada, aprovechada y sacrificada, por los grupos prehispánicos, hoy día encontramos zonas arqueológicas que se encuentran dentro de reservas ecológicas o reservas de la biosfera, como es el caso de Calakmul, donde su fauna y flora está declarada como área protegida, es maravilloso que antes de ingresar a la zona arqueológica el camino es una reserva que cuenta con flora silvestre y con fauna silvestre entre la variedad que hoy día persiste se encuentran los monos arañas en grandes cantidades, tortugas de distintas especies y de considerables tamaños, guajolotes que llegan a elevarse del suelo unos 50 centímetros del suelo, jaguares, serpientes, las llamadas arañas cangrejos, la gran variedad de aves silvestres es impresionante ver las parvadas de aves exóticas, chachalacas, del ave llamado péndulo, de loros, etc, la impresión de recorrer una reserva y saber que somos responsables de preservar esta misma, mas aun impresiona el llegar a la zona arqueológica y ver la grandeza de sus edificaciones rodeados de la naturaleza en su máximo esplendor, no así es la única zona arqueológica que uno puede visitar rodeado de la naturaleza, existen otras como son: Balankú, Dzinbanché, Calakmul, El Hormiguero, Tres Gargantas, Rio Bec, Kohunlich, Becan, Chicana, Xpuhil, El Tigre, Chichén Itzá, Uxmal, Cacaxtla, Malinalco, Teotihuacan, Xochicalco, Edzna, Tulum, Tajin, Tres Zapotes, San Lorenzo, La Venta, Dzilbilchaltúm, Aké, Labná, Mayapan, Sayil, Yazuná, Palenque, Bonampak, Yaxchilan, Toniná, Cholula, Mitla, Monte Alban, Tepoztlan, Cuicuilco, Yacátas, Azuzul, etc, etc.

Recordemos que contamos con zonas arqueológicas declaradas patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO, hasta el día de hoy en materia de zonas arqueológicas y otras sobre parques nacionales, reservas de la biosfera etc, entre ellas están Mitla, Tajín, Palenque con su parque nacional, Teotihuacan, Calukmul con su reserva de la biosfera, Xochicalco, Paquimé, Uxmal, Chichén Itzá, Monte Albán, etc.

Algunas otras zonas han perdido esa capacidad de preservar y de asombro al ser humano, sus edificaciones maravillosas, llenas de conocimientos pero con gran pérdida de paisaje como son Mitla rodeada de casa habitacionales, comercio, negocios y con ello perdimos su flora y fauna y más aun su imagen natural, además de que este estilo de situaciones han pasado constantemente ya que los particulares cuentan con títulos de propiedad privada ya que el gobierno no ha expropiado los terrenos que han estado en conflicto con la arqueología recordemos que el artículo 2 de la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, dice que es de utilidad pública la investigación, protección, conservación, restauración, recuperación de los monumentos arqueológicos, artísticos e históricos y de las zonas de monumentos, así de esta manera entendemos que si es de utilidad pública la expropiación procede.

Los investigadores arqueólogos, antropólogos etc deben de estar en contacto con todo el medio ambiente actual, ya que la naturaleza no debe de ser atacada, transformada y cambiada dentro de las zonas arqueológicas, tratar de preservar hasta lo más posible su misma naturaleza, los investigadores deben de optar por las medidas más pertinentes y necesarias cuando factores como los cambios climáticos, algunos llamados la niña o el niño, lleguen a alterar el ecosistema o el entorno de las zonas protegidas, pero todos ellos deben de exigir a las autoridades se respeten estas áreas, porque ellos? Principalmente porque ellos estudian con conocimiento de causa las zonas arqueológicas y saben que es lo que se debe de conservar además de saber allegarse de expertos de otras materias si fuera necesario.

Sin embargo al ocurrir estos fenómenos climáticos o meteorológicos existe la necesidad de que las autoridades realicen en coordinación con dependencias federales, estatales o municipales acciones para tratar de recuperar, volverles su aspecto a su estado anterior antes de los fenómenos, como puede ser el reforestar, de aprender a aprovechar los cambios climáticos.

Los ecosistemas que rodeaban a las culturas antiguas fueron motivo de aprovechamiento. Los recursos naturales como son el forestal utilizado y usado en sus muy diversas formas los bosques, selvas y montes como materia prima, la madera fue utilizada para la construcción; ejemplo son los vestigios de que se han encontrado indicios de vigas, dinteles jambas en las edificaciones, usaban la madera como medio de arrastre, de sistema de carga, otra utilización de la madera fue la elaboración de armas para la caza, la pesca, también desarrollaron utensilios domésticos y no domésticos como son elementos para la religión de cuando hacían sus báculos de poder para los jefes o tlatoanis, se ocupo para la religión, comercio, etc. pero el principal campo del recurso forestal fue usarlo como combustible dentro de los centros de poblaciones prehispánicos.

En la arqueología los elementos naturales fueron fuente de su florecimiento y de su estructura.

“Ciertamente, el dios de la lluvia teotihuacano fue el prototipo del azteca, pero tenía un campo de actividad mucho más extenso que éste y coincidía, para sus adoradores, con el Ser Supremo, bajo cuyo dominio se encontraba todas las fuerzas de la naturaleza –las aguas y el reino animal-. En todas las culturas antiguas, de carácter teocrático, se veneraba una divinidad parecida, llamada Cocijo entre los zapotecas, Tajin entre los totonacos, Chac entre los mayas de Yucatán como lo hizo notar Armillas, la multiplicidad de sus nexos con el mundo animal mítico”. (Las antiguas culturas mexicanas, Walter Krickeberg Editorial. Fondo de Cultura Económica. 1ª edición 1961. Pag. 284).

La fauna dentro de su alimentación, y de su representación ya que algunos jefes eran jefe águila, jaguar, jabalí, conejo etc, al realizar la caza sus pieles fueron utilizadas como prendas algunas de ellas solo las usaban los jefes supremos, los hallazgos sobre la fauna fue representada en imágenes que dejaron sus culturas. Algunas de ellas representaban a sus dioses, guerreros, jefes, emperadores, jefes religiosos y otros seres supremos o divinidades.

Dentro de la fauna más representativa encontramos en inscripciones en jambas, dinteles, estelas, utensilios, lapidas, muros, etc. la narración de su propia historia, de ese mundo prehispánico, encontramos manuscritos, códices que claramente describe a estos elementos de la fauna algunos de ellos fueron:

El jaguar, el mono, la mariposa, el murciélago, los peces, el caracol, conejo, cangrejo, serpiente, quetzal, sapos, búhos, el puma, el perro, jabalí, venado, coyote, zorro, papagayo, guacamaya, águila, pájaro carpintero, colibrí, cuervo, gorriones, halcón, zopilote, guajolote, faisán, codorniz, paloma, loros, garzas de pico espátula, la garza, la cochinilla, cocodrilos, serpientes, la tortuga, lagartija, etc.

“ . . .aparecen libros llenos de noticias extraordinarias y amenas narraciones geográficas.
La historia obligada a descubrir nuevos mundos, . . .”.
(Visión de Anáhuac. Alfonso Reyes pág. 9 Ed. Fondo de Cultura Económica 1ª edición 1983).

El nocheztli, tinte a base de la grana cochinilla, fue auténtica conquista científica del indígena prehispánico de México.
Valioso como oro y plata. . . . .algunos científicos famosos de los siglos XVIII y XIX como Alzate, Clavijero, Humboldt, Orozco y Berra. . .”.
(La grana cochinilla. Barbro Dahlgien” UNAM. 1990).

“uno de los aspectos que sobresalió fuertemente fue la representación de signos inscritos en los monumentos arquitectónicos o pintados en vasijas y códices . . . Paralelamente a los hallazgos arqueológicos propició también la búsqueda de fuertes documentales . . .”.
(Fundamentos de epigrafía maya en los investigadores alemanes del siglo XIX 2001. Elsa Ortega Peña. Programa de Investigaciones Multidisciplinarias sobre Mesoamérica y el Sureste).

La recuperación de zonas arqueológicas es una labor que debe de ser tomada en cuenta y rápidamente aplicada ya que si se sigue permitiendo ignorar la recuperación de los bienes arqueológicos perderemos gran parte de nuestra identidad, ya que los ciudades cambian constantemente, los márgenes de población van en aumento y con ello los sistemas de servicios a la población, construyendo carreteras, desarrollos turísticos, desarrollos habitacionales, desarrollos empresariales, los establecimientos de la industria, las instalaciones para investigar, explotar, el petróleo, etc, es necesario frenar e investigar por medio de arqueólogos, antropólogos, paleontólogos, donde probablemente existan vestigios arqueológicos antes de dar permisos, autorizaciones, etc, para esos campos ya mencionados. Es de gran importancia que las leyes tomen en cuenta la recuperación y logren el control de que la mancha urbana no afecte parte de nuestro patrimonio cultural.

La Constitución desde un punto de vista ambiental dice en su artículo 4º párrafo cuarto “toda persona tiene derecho a un ambiente adecuado para su desarrollo y bienestar, el párrafo 9º dice: “Toda persona tiene derecho al acceso a la cultura y al disfrute de los bienes y servicios que presta el Estado en la materia, así como el ejercicio de sus derechos culturales”, el articulo 25 párrafo primero Corresponde, al Estado la rectoría del desarrollo nacional para garantizar que éste sea integral y sustentable, . . .

Penalmente los delitos contra el ambiente y la gestión ambiental, serán a quien sin aplicar medidas de prevención o seguridad; se autoricen o sea ilícitamente por ejemplo: gases, humos, o contaminantes, ruidos, vibraciones, energía térmica que ocasionen daños en los recursos naturales la flora, fauna, ecosistemas, o al ambiente previstas en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente si estas se realizan en áreas naturales protegidas tendrá multas desde 1 a 9 años de prisión y de 300 a 3000 días de multa.

En lo que toca a la biodiversidad al introducir al interior nacional o trafique con recursos forestales, flora y fauna silvestre viva o muerta la multa será de 300 a 3000 días, la pena será de 1 a 9 años, la pena cambia de 6 meses a 9 años y de 100 a 3000 de multa al que destruya la vegetación natural, arranque, corte, tale árboles, o cambie el uso del suelo forestal.

Será pena de 1 a 9 años de prisión y de 300 a 3000 días de multa, al que capture, dañe o prive de la vida a algún ejemplar de tortuga o mamífero marino, para los que realicen actividades de pesca, cazar captura con un medio no permitido, de algún ejemplar, de una especie de fauna silvestre, la actividad con fin de tráfico o capture, posea, transporte, acopie, introduzca al país o extraiga una especie de flora o fauna silvestre, terrestre, acuática, en peligro de extinción, etc. Se aplicara pena adicional cuando afecte a un área natural protegida o tenga una conducta con fin comercial.

Pena de 2 a 10 años de prisión y 300 a 3000 de multa a quien provoque incendio a un bosque, selva, vegetación natural, terrenos forestales que dañen a la flora y fauna y pena adicional si es un área protegida.

Estas son algunas de las penas en materia ecológica porque algunas zonas arqueológicas se encuentran cercanas o dentro de zonas ecológicas, reservas ecológicas, áreas protegidas, etc, por ejemplo Calukmul.

En la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. En la ley uno de sus fines son la preservación, protección de la biodiversidad, el establecimiento de áreas naturales protegidas

Será Utilidad pública, para esta ley, el ordenamiento ecológico, establecer la protección y preservación de áreas naturales protegidas y zonas de restauración ecológica, las acciones de protección y preservación de la biodiversidad del territorio nacional y si es de utilidad pública se puede aplicar la expropiación.

Un área natural protegida es: zonas de territorio nacional donde la nación ejerce su soberanía y jurisdicción y que los ambientes originales no han sido significativamente alterados por el ser humano, requieren ser preservadas y restauradas, sujetas a la presente ley.

La fauna silvestre para esta ley; las especies animales que subsisten a los procesos naturales y se desarrollan libremente, poblaciones menores en manos humanas también incluyen los que han sido domésticos y que por el abandono se vuelven salvajes y sean susceptibles de captura y apropiación.

La Flora silvestre para la ley: las especies vegetales, que subsisten a los procesos naturales y se desarrollan libremente, incluyendo los especímenes o poblaciones que están bajo control del hombre. La flora de gran relevancia dentro del florecimiento de las culturas prehispánicas el saber, usar, explotar y aprovechar la flora, ya que con ella aprendieron a usarla en su alimentación, vestido etc, la explotaban ya que al aprender sobre la agricultura el sembrar-cosechar, épocas de lluvias y épocas de secas, el aprovechamiento como hicimos mención además de su uso religioso fue de suma importancia para la medicina, hasta el día de hoy la herbolaria es punto esencial en nuestra salud, sus conocimientos de la gran variedad de la flora que aun hoy desconocemos muchas de sus aplicaciones y que tal vez ellos conocían, es por ello su importante preservación.

Se ha llegado a pensar que las epidemias tal vez fueron causa de abandono de las zonas arqueológicas o el que ya no había forma de seguir cultivando en tierras por ser no fértiles.

Para esta ley la preservación es el conjunto de políticas y medidas para la evolución y continuidad de ecosistemas y hábitat natural y conservar las poblaciones en sus entornos naturales y su biodiversidad fuera de su hábitat naturales.

Es facultad de la Federación; la aplicación instrumentos de la política ambiental, la regulación de las acciones para la preservación y restauración del equilibrio ecológico y la protección al ambiente en bienes y zonas de jurisdicción federal.

La federación podrá suscribir convenios o acuerdos de coordinación para que tanto los Estados, Municipios y el Distrito Federal, asuman las facultades en sus jurisdicciones de: vigilar las áreas naturales protegidas, evaluar el impacto ambiental de obras actividades, etc. pero excepto las obras y actividades en humedales, manglares, lagunas, ríos, lagos y esteros conectados con el mar, los litorales o zonas federales, por ser de orden federal.

Corresponde a la Federación la protección y preservación del suelo, flora y fauna silvestre, terrestre y los recursos forestales.

Las dependencias y entidades de la administración pública se coordinaran con la Secretaría para realizar acciones cando haya peligro para el equilibrio ecológico de alguna zona o región del país, como consecuencia de desastres producidos por fenómenos naturales o causo fortuito o de fuerza mayor.

Son Áreas Naturales Protegidas, las zonas de territorio nacional donde la nación ejerce su soberanía y jurisdicción en que los ambientes originales no han sido significativamente alterados por actividad del ser humano y que requieren ser preservadas y restauradas estarán sujetas a ésta ley.

Los propietarios, poseedores o titulares de otros derechos sobre tierras, aguas y bosques de áreas naturales protegidas se sujetaran a modalidades que de conformidad a la ley establezcan los decretos que constituyen dichas áreas. Existen numerosos caos en México sobre la posesión de terrenos que están en el entorno a la zona arqueológica y que algunos son de propiedad privada, y aun más difícil es que existen títulos de propiedad privada en zonas arqueológicas y que éstas deben de ser expropiadas por ser un bien de la Nación.

Es así de claro que para que sea un área natural protegida debe de existir decreto que lo diga.

El artículo 45 nos habla de establecer un área natural protegida es; preservar los ambientes naturales de las regiones, salvaguardar las especies silvestres, la preservación, aprovechamiento sustentable de la biodiversidad del territorio nacional de especies en peligro de extinción, amenazadas, endémicas, raras y las de protección especial, proteger el entorno natural de zonas, monumentos y vestigios arqueológicos, históricos y artísticos, así como zonas turísticas, y otras áreas de importancia para la recreación, la cultura e identidad nacionales y de los pueblos indígenas.

Es aquí donde encontramos la disposición legal que nos interesa respecto a la protección del entorno natural a una zona arqueológica.

Ahora bien el artículo 46 habla de que se consideran áreas naturales protegidas: las reservas de la biosfera (habitan especies representativas de la biodiversidad nacional), parques nacionales, monumentos naturales, áreas de protección de recursos naturales, áreas de protección de flora y fauna (se constituirán con las disposiciones de esta ley, de la Ley General de Vida Silvestre, la Ley de Pesca, etc.), etc.

Artículo 61 la declaratoria de área natural protegida deberá publicarse en el D.O.F. y notificar a los propietarios o poseedores
De los predios afectados. El artículo 63 nos dice que las áreas naturales protegidas por el Ejecutivo Federal podrán comprender de manera total o parcial predios sujetos a cualquier régimen de propiedad.

De tal manera diremos que la Constitución en su artículo 27 párrafo segundo dice que la expropiación sólo podrá hacerse por causa de utilidad pública y mediante indemnización, con esto estamos claros en decir que tanto para conservar la flora y fauna silvestres que rodean el entorno de las zonas o monumentos arqueológicos procede la expropiación de dichos terrenos y así cuidar, preservar, tanto el equilibrio ecológico, la biodiversidad y a la propia ecología.

Para la Ley Orgánica del Instituto Nacional de Antropología e Historia de fecha 23 de enero de 1998, ya habíamos dicho que el artículo primero habla de su creación y que éste instituto tendrá personalidad jurídica propia y dependiente de la Secretaría de Educación Pública, es así que vemos que éste instituto es un organismo desconcentrado. Uno de los objetivos del INAH es la conservación y restauración del patrimonio cultural arqueológico e histórico, así como paleontológico, la protección, conservación, restauración y recuperación de ese patrimonio y la promoción difusión de las materias y actividades que son de competencia del INAH, otro es el proponer al ejecutivo federal las declaratorias de zonas y monumentos arqueológicos e históricos y de restos paleontológicos sin perjuicio de la facultad del ejecutivo para expedir directamente. Bien esta ley cuenta con 20 artículos de los cuales 10 son solo aplicables ya que los 10 restantes están derogados en fecha 13 de enero de 1986, si bien no tiene los elementos suficientes que hicieran equilibrar tanto a la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, como el Reglamento de la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, todos ellos son obsoletos y motivo de reformas y actualizaciones.

Es necesario hacer la especialización de instituciones y sus servidores en cuestiones de la Ecología, para garantizar todas acciones y medidas correspondientes que sirva para el manejo económico y turístico de los recursos y de las zonas y monumentos arqueológicos.

Ahora bien la Ley General de Turismo de fecha 17 de junio de 2009. Dentro de sus objetivos esta determinar mecanismos para conservar, mejorar, proteger, promover y aprovechar los recursos y atractivos turísticos preservando el patrimonio natural, cultural y el equilibrio ecológico, etc. esto lo encontramos en el artículo 2º fracción III es uno de los cuales nos da la base para que de este objetivo sea aplicable en materia arqueológica ya que habla del patrimonio cultural y el patrimonio cultural son los bienes de la Nación y al hablar del patrimonio natural es aquí en que consideramos a las áreas naturales protegidas.

En su artículo 3º fracción XVI establece la ruta turística es un circuito geográfico del patrimonio natural o cultural, es marcar un terreno que aparece en mapas, en su fracción XIX habla del turismo sustentable donde unos de sus puntos es dar un uso a los recursos naturales.

Esta ley establece las bases de coordinación entre los ámbitos de gobierno para el desarrollo sustentable.

También la Secretaría de Turismo podrá promover con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura y el Instituto Nacional de Antropología e Historia, el patrimonio histórico, artístico, arqueológico y cultural del país de acuerdo con el marco vigente.

En cuanto al ordenamiento turístico del territorio se considerar las modalidades previstas en áreas naturales protegidas, las medidas de protección y conservación en las declaratorias presidenciales de zonas de monumentos arqueológicos, artísticos e históricos de interés nacional etc.

El Reglamento de la Ley Federal de Turismo de fecha 2 de mayo de 1994. Habla de las zonas de desarrollo turístico prioritario en su artículo 9 de las declaratorias en que estas tendrán los antecedentes y características naturales, arqueológicas, históricas, artísticas, culturales o sociales que permitan definir la vocación turística de la zona.

La Secretaría promoverá acciones para preservar el equilibrio ecológico y al medio ambiente, conservar las áreas naturales protegidas.

Ley General de Bienes Nacionales de fecha 31 de agosto de 2007.

Artículo 4 los monumentos arqueológicos, los históricos, artísticos propiedad de la Federación se regularán por esta ley y la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos. Artículo 5 a falta de disposición expresa en esta ley o en las disposiciones que de ella deriven, se aplicaran en lo conducente el Código Civil Federal, la Ley Federal de Procedimientos Administrativos y el Código Federal de Procedimientos Civiles. Artículo 6 sujetos al régimen de dominio público de la Federación entre otros esta los inmuebles federales considerados monumentos arqueológicos, históricos o artísticos, los terrenos ganados natural o artificialmente al mar, ríos, corrientes, lagos, lagunas o esteros de propiedad nacional, los bienes muebles por ley o decreto como monumentos arqueológicos. Artículo 7 son bienes de uso común los muebles considerados monumentos arqueológicos conforme a la ley de la materia.

También será necesario incrementar los catálogos de los muy variados tipos de arqueología para su preservación y conservación como son la arqueología subacuática, la topografía arqueológica etc.

Los museos de sitio en algunos sitios arqueológicos carecen de toda infraestructura, piezas, información etc, es necesario cuidar e incrementar sus presentaciones.

Es necesario incrementar en la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos a la Ecología y la preservación de su Flora y Fauna.


La arqueología es infinita y dedicarnos a tocar más puntos nos llevaría mucho tiempo sólo expresaré que esta pasión por la arqueología es fácil de transmitir y de poderla pasar de generación en generación, recordé que Carlos Pellicer tabasqueño, el gran poeta de América, apasionado de la arqueología llevaba a sus alumnos de la secundaria número 4 en la ciudad de México a los baños de Nezahualcoyotl el llamado sitio arqueológico de Texcotzinco entre ellos a su alumno y hoy jurista, maestro y hoy mi amigo Alfonso Nava Negrete, y aunque yo siempre exprese mi admiración por esta disciplina he aprendido junto a él el defender nuestro patrimonio nacional, el compartir numerosos viajes arqueológicos, algunas zonas visitadas hasta 20 veces y cada vez se aprende algo de ellas, y esta fascinación hoy día se les transmite, lleva, cultiva a los alumnos de la Facultad de Derecho de la UNAM, como en su momento lo fue y asistió a estos viajes con el maestro Nava el actual director de INAH, Alfonso de Maria y Campos. Sólo quiero contribuir con esto a tomar una reflexión y si en algo sirve tratar de que las situaciones cambien para mejorar la arqueología.


Resumen
Es necesaria una reforma a la Ley Federal Sobre Monumentos Arqueológicos, Históricos y Artísticos, actualizarla para cubrir sus lagunas dentro e incluir temas de suma importancia que no visualiza como son; la ecología, la protección de reservas ecológicas cercanas a zonas arqueológicas, la flora, la fauna, el rescate de zonas arqueológicas, distinguir y regular la variedad de arqueologías que son reconocidas internacionalmente, al mismo tiempo las disposiciones de acercarse a científicos para su mejor conservación y uso. También es importante incluir en la Ley a los organismos desconcentrados y a los Fideicomisos Públicos y Privados.
Se recomienda también que la ley incluya convenios de coordinación con los Estados, Municipios, Gobierno del Distrito Federal y todas las dependencias incluidas que tengan relación con la arqueología mexicana, (por ejemplo que los Estados de vean obligados a implementar políticas de divulgación de la riqueza arqueológica), cuyo apoyo es necesario no solo desde el punto de vista económico sino administrativo y técnico como son la Secretaría de Educación Pública, Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Secretaría de Comunicaciones y Transportes, etc. Finalmente sería bueno incluir en el texto de la ley bien regulada la creación de un Instituto de Investigaciones Arqueológicas donde converjan las disciplinas necesarias como son la física, la química, biología, medicina, matemáticas geometría etc, etc.

Gracias a Gustavo A. Ramírez Castilla (Director RMA), por la creación de esta red de arqueología, por este congreso virtual y que sigan muchos años más para Red Mexicana de Arqueología.
Irma Galván Trejo.

______________________________________________________________
*Licenciado en Derecho, litigante, Despacho de Consultores Jurídicos Galván y Asociados, Facultad de Derecho, UNAM. México Distrito Federal.
consultoresjuridicosgalvanyasociados@hotmail.com
irmagal@live.com.mx

 

 

BIBLIOGRAFIA

Legislación Consultada:
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Código Penal Federal.
Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente.
Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.
Reglamento de la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.
Ley General de Bienes Nacionales.
Ley General de Turismo.
Reglamento de la Ley Federal de Turismo.
Ley Orgánica del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Libros:
Antropología Mexicana.
Julio César Olivé Negrete.
CONACULTA-INAH. 2000.

 
Arqueología e Historia del Centro de México.
Homenaje a Eduardo Matos Moctezuma.
INAH 2006.


Derecho Administrativo Mexicano.
Alfonso Nava Negrete.
Fondo de Cultura Económica. Tercera Edición Corregida y Aumentada 2007.


Desastres Naturales en América Latina.
José Lugo Hubp. Moshe Inbar.
Fondo de Cultura Económica. 1ª ed. 2002.


El Templo Mayor.
José López Portillo, Miguel León Portilla, Eduardo Matos.
Bancomer S.A. 1981 1ª ed.

 
Estudios de Cultura Maya.
Instituto de Investigaciones Filológicas. UNAM. Vol. XVIII 1991.

 
Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España.
Bernal Díaz del Castillo. Edición Crítica de José Antonio B. Rodríguez. 2005. 1ª ed.

Homenaje a Román Piña Chan.
Instituto de Investigaciones Antropológicas. UNAM.1987.

 
La Grana Cochinilla.
Barbro Dahlgren.
UNA, 1990.


La Muerte entre los Mexicas.
Eduardo Matos Moctezuma.
Tiempo de Memoria tusQuets Editores 1ª ed. 2010.

 
La Pirámide de los Nichos de Tajín.
Rubén B. Morante López.
Instituto de Investigaciones Estéticas. Instituto de Investigaciones Antropológicas. UNAM. 2010.

Las Antiguas Culturas Mexicanas.
Walter Krickeberg.
Fondo de Cultura Económica. 1961 1ª ed.

Las Imágenes de Animales en los Manuscritos Mexicanos y Mayas.
Eduard Seler. Traducido Jachin Von Mentz.
Edición y estudio preliminar Brigída Von Mentz.
Casa Juan Pablos México. 2008. 2ª Ed.

 
Las Piedras Negadas de la Coatlicue al Templo Mayor.
Eduardo Matos Moctezuma.
Lecturas Mexicanas. CONACULTA. 1998. 1ª ed.


Los Aztecas en el Centro de Veracruz.
Agustín García Márquez.
UNAM 2005.


Los Mayas.
Rafael Girard.
Libro México Editores 1966 1ª ed.
Origen y Formación del Estado en Mesoamérica.
Andrés Medina, Alfredo López Austin, Mari Carmen Serra.
Instituto de Investigaciones Antropológicas. UNAM, 1986.


Pensamiento de los Binnigula´sa´ Cosmovisión, Religión y Calendario con Referencia de Binnizá.
Víctor de la Cruz.
La Casa Chata. 2007.

 
Talcocan.
Revista de Fuentes para el conocimiento de las culturas indígenas de México coeditor con la UNAM. 2001.

 
Tamoanchan y Tlalocan
Alfredo López Austin.
4ª reimpresión. Fondo de Cultura Económica. 2011.


Teotihuacan Ciudad de los Dioses.
INAH 2009.


25 Años de la Dirección de Salvamento Arqueológico.
Luis Alberto López Wario.
Margarita Carballal Staedtler
Colección Científica, Instituto Nacional de Antropología e Historia. 1ª ed. 2005.

 
Páginas Electrónicas:
UNESCO
www.unesco.org/

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología

© 2017   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio