SENDEROS INTERPRETATIVOS UNA ESTRATEGIA PARA LA CONSERVACION COMUNITARIA DEL PATRIMONIO ARQUEOLOGICO

Miguel Guevara Chumacero*
Daniela Pedraza Araujo**

En los últimos años es cada vez más creciente la inclinación de las comunidades de plantearse el valor utilitario de los bienes culturales, y en particular del patrimonio arqueológico. Lo anterior ha resultado por la necesidad de encontrar nuevas fuentes de ingreso económico, fenómeno que ha conducido a la valorización de estos bienes en función de los nuevos usos que de él hacen las comunidades.


Esto lo hemos observado en particular en el sureste del Estado de México, donde efectuamos labores de investigación arqueológica (De la Peña et al. 2008), lo que nos ha ofrecido importantes datos sobre el grado de conservación, las problemáticas particulares que presentan los bienes arqueológicos, además de que hemos apreciado la puesta en marcha de programas locales para incentivar el turismo cultural, que en varias ocasiones envuelve la presencia de vestigios arqueológicos.


Una de las problemáticas que se vislumbran para el futuro en el campo de la conservación del patrimonio arqueológico es ¿cómo enfrentamos la conservación del patrimonio arqueológico ante su creciente uso económico por parte de las comunidades? En este trabajo pretendemos ofrecer nuevos enfoques que nos permitan prevenir consecuencias no deseables que involucren el daño de los monumentos arqueológicos.


Partimos del supuesto de que el patrimonio adquiere su valor en función del uso que se le otorgue (Padró 2002: 1). Sin embargo, si la utilización social del patrimonio no está dirigida a la preservación y conservación de los bienes, se corre el riesgo que en estas nuevas dinámicas de promoción local del turismo cultural, se puedan dañar irremediablemente los vestigios arqueológicos.


Es en este sentido el trabajo que estamos realizando tiene como objetivo la gestión del patrimonio arqueológico enfocado a crear conciencia en las comunidades locales acerca de los valores sociales y culturales (y no solo económicos) de los recursos patrimoniales. Lo anterior se pretende lograr bajo un enfoque de desarrollo sustentable. Esta perspectiva nos parece adecuada, ya que puede permitir el uso del bien patrimonial dentro de estos nuevos hábitos de disfrute de tiempo libre y turismo cultural que están ofertando las comunidades del sur del Estado. Pretendemos que este nuevo fenómeno, fundamental en ocasiones para el desarrollo de las comunidades, pueda ser puesto en marcha pero con un uso adecuado, a través de la regulación de los factores de afectación, evitando que se ponga en riesgo la facultad de satisfacer necesidades presentes y futuras.


Para el presente trabajo mencionaremos uno de los casos que estamos estudiando en el Municipio de Tenancingo que localiza en el sureste del Estado de México. La región es una zona transicional localizada al norte de la provincia de la Depresión del Balsas, caracterizada por diversas formas de relieve con gran variación de altitudes y estructuras geológicas. En general pertenece al ecosistema del bosque tropical caducifolio, en asociación con otras especies vegetales inducidas (Pérez y Delfino 2005: 54-55).


Para enfrentar el reto de conservar el patrimonio arqueológico de esta área, partimos del principio que las comunidades en las que se alojan los bienes arqueológicos deben verse como una parte fundamental para efectuar las labores de conservación. Por tal motivo debe existir la identificación, valoración y apropiación del patrimonio por parte de las comunidades locales. Así debe crearse un sentido valoración basado en la pertenencia que implica vincular a su comunidad con el bien patrimonial, y con ello garantizar el interés por su conservación. Lo anterior solo será posible si como especialistas logramos difundir en ellos el valor que se les puede asignar a estos bienes, a través de la difusión y la orientación.


Una vez que las comunidades se identifican con estos valores y reconocen la importancia de su conservación, entonces es posible el aprovechamiento del patrimonio cultural en beneficio del desarrollo económico y de la identidad de las comunidades. La preservación física y el entendimiento de los valores que le dan significado e importancia a estos bienes patrimoniales, pueden entonces permitir que sea una fuente de beneficio económico sostenible y compatible con su conservación, y en donde los habitantes locales pueden ser los primeros beneficiados, tanto cultural como económicamente.


Así, nuestra finalidad es promover la creación y desarrollo de alternativas para el uso y manejo del patrimonio cultural arqueológico bajo el enfoque de conservar estos recursos patrimoniales, especialmente mediante la creación de conciencia sobre los valores que este patrimonio contiene.


Los proyectos comunitarios

Una pregunta que resultaría de estos objetivos es: ¿Cómo logramos la valoración y el interés de las comunidades por la conservación de su patrimonio arqueológico?


Para alcanzar estas metas, concebimos la realización de lo que se conoce como Proyecto Comunitario, que involucran la participación activa de las comunidades en la conservación de estos bienes patrimoniales. Consideramos que los bienes culturales no deben intervenirse de manera aislada, desvinculados de la realidad social en la que se encuentran las comunidades que los detentan (Herbert 2003). De esta manera promovemos la ejecución de proyectos incluyentes, en los que se promueva la participación activa de los grupos locales bajo la perspectiva de que una adecuada protección del patrimonio arqueológico implica la planeación y ejecución de esta clase de proyectos integrales.


El antecedente de estas investigaciones se encuentra en los llamados proyectos de conservación, identidad y desarrollo que surgen alrededor de 1996 en la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), INAH. La propuesta central de un proyecto comunitario es la de hacer partícipe a la población en la conservación de su patrimonio, bajo los principios de que una intervención debe generar confianza, promoción social, participación para la preservación, diálogo entre la comunidad y los investigadores y trabajo conjunto.


Por otro lado, en la actualidad es cada vez mayor la forma en que diversos grupos sociales demandan una participación activa en el tratamiento y administración de los bienes patrimoniales que son considerados como un recurso estratégico para el desarrollo económico de las comunidades (Álvarez 2006: 32). Así, la participación de especialistas en una comunidad debe encaminarse a conseguir la identificación, valoración y apropiación del patrimonio local por parte de sus propios habitantes. De esta manera un proyecto comunitario considera la planeación y ejecución de una investigación integral en la que resulta prioritario que el aprovechamiento del patrimonio cultural sea en beneficio del desarrollo cultural y económico de la comunidad.


Partiendo de los antecedentes existentes, los lineamientos de un proyecto comunitario serían los siguientes (siguiendo a Schneider 2003, así como a Herbert 2003):


1. Acceso y participación. La sociedad en su conjunto tiene derecho a acceder y participar en la conservación del patrimonio cultural. La participación de la comunidad debe verse por la necesidad de plantear objetivos comunes y establecer proyectos compartidos.

 

2. Pluralidad. En cualquier comunidad coexiste una pluralidad de intereses, lo que implica que el proyecto tiene que dar cabida a diversas tendencias y sectores que integran a la sociedad, orientando la reflexión hacia la comprensión de las diversas realidades y los intereses comunes.


4. Sostenibilidad. La participación de los grupos sociales locales logrará que ellos se conviertan en los reproductores de la misión asumida, aún ante la ausencia de los especialistas. La sostenibilidad implica garantizar la continuidad del proyecto. Esto implica un trabajo intenso con las organizaciones tradicionales de la comunidad para formar grupos responsables de la conservación, del patrimonio que les pertenece.


En resumen, partimos de la certeza de que sólo se puede conservar aquello que la sociedad se apropia. Por ello, es necesario que las intervenciones sobre el patrimonio cultural de las comunidades impliquen el fortalecimiento de los vínculos con ese patrimonio, en ocasiones considerado ajeno, y crear espacios para la reflexión que les permita re-significar ese patrimonio con un sentido de pertenencia.

 

Lograr estos objetivos, implica trabajar con una perspectiva más incluyente y participativa, que permita prevenir muchos de los problemas de deterioro del patrimonio cultural, mediante en el fortalecimiento del sentido de valoración y la creación de un sentido de pertenencia sobre esos bienes (Herbert 2003). Pero, ¿cómo logramos la creación de este sentido de valoración y pertenencia? Planteamos que puede ser alcanzado mediante la estrategia de interpretación temática.


La interpretación temática

Uno de los aspectos fundamentales de un proyecto comunitario es, como hemos señalado, el reconocimiento de los valores que contiene un bien y la plena identificación de las poblaciones con el patrimonio. Lo anterior significa que debemos realizar una labor de difusión para hacer, en primer lugar, comprensible los bienes patrimoniales y posteriormente ser capaces de crear una noción de conciencia, reflexión y compromiso. Requerimos entonces de una estrategia que nos permita sintetizar la complejidad que generalmente encierra esta forma de patrimonio para difundirla de manera exitosa.


La interpretación temática es una estrategia de comunicación y difusión de la ciencia (Gándara 2001: 57). Aldridge (2005: 49) define la interpretación como “el arte de explicar el significado de un lugar a la gente que lo visita, con el objetivo de introducir un mensaje de conservación”. Debido a que es necesario que la difusión de los valores que deseamos resaltar se realice de manera eficiente (Jiménez 2001: 99), esta estrategia de tesis interpretativa temática permite traducir los conocimientos del ámbito científico-académico hacia el lenguaje de los receptores.


Sam Ham, uno de los principales teóricos de la interpretación, nos dice lo siguiente sobre la interpretación:


"La mayoría de la gente la concibe como el proceso a través del cual una persona traduce de un lenguaje a otro lenguaje, por ejemplo de Español a Inglés o de Inglés a Español. En su nivel más básico, eso es exactamente lo que es la interpretación, traducción. La interpretación involucra la traducción del lenguaje técnico de alguna ciencia natural o campo relacionado, hacia términos e ideas que personas que no sean científicos puedan entender fácilmente. E implica el hacerlo de manera tal que sean interesante y entretenida para esas personas" (Ham 1992: 3).

 
Efectivamente, interpretar es traducir. En este caso, se debe traducir el lenguaje técnico del especialista, el cual comúnmente resulta un lenguaje inaccesible e incomprensible para el público general. Requerimos, entonces, traducir de ese lenguaje especializado, a un lenguaje no solamente comprensible sino disfrutable por el público.


De esto último resulta el segundo aspecto importante de las tesis interpretativas. La función principal de la interpretación temática es convocar y entusiasmar a un público en la protección del patrimonio. La interpretación temática no deberá ser un proceso escolarizado y de aprendizaje rígido. Sino que debe provocar, retar e inspirar para convocar a la conservación (Gándara 2001), además de que debe ser, como lo señalaba Ham, interesante y entretenida.


Principios de la interpretación temática

En la experiencia de trabajo en el sur del Estado de México, nos hemos guiado por una serie de principios interpretativos desarrollados por varios autores y que reseñaremos a continuación.


En primer lugar la interpretación deberá relacionar lo mostrado con algún aspecto que resulte familiar para el visitante. En palabras de Tilden: “Cualquier interpretación que no relacione lo que se está mostrando con algo dentro de la personalidad o experiencia del visitante, será estéril” (Tilden 1977: 11).


Ham (1992: 13-14), por su parte, exhorta a personalizar la interpretación para lograr que la atención del público se sostenga. Siguiendo al mismo Ham, nos señala que la interpretación debe ser relevante, es decir, debe estar relacionada por analogía, con algo que el público conozca e identifique. En palabras de Ham (1992: 12):


"La información relevante tiene la cualidad de ser a la vez significativa para el que la recibe y ser personal. Significativa, porque se conecta a algo que ya existe en nuestro cerebro, de forma tal que podemos darle sentido; se trata de ir de lo conocido y familiar a lo desconocido, en un movimiento en el que los ejemplos, la analogía y las comparaciones, son de gran utilidad".

 
El segundo principio que recuperamos de la interpretación temática es que la interpretación debe tener una tesis, punto central o mensaje (Ham 1992: 21). Es a lo que Tilden (1977) se refería cuando nos señalaba que la interpretación deberá tener como meta presentar una totalidad más que una parte, y que interesa que el visitante retenga una idea central, relevante, significativa, más que datos aislados.


Efectivamente, una de las características fundamentales de la interpretación temática es la presencia de un tema, idea central o tesis. La tesis interpretativa es la idea central del mensaje, lo que el público debería entender con claridad como la parte central de una presentación. El tema o tesis es un enunciado breve, que justamente en su brevedad encierra lo que nos interesa que el visitante se lleve como mensaje y motivación (Ham 1992: 21-27). La tesis tiene que estar diseñada – o redactada– como una oración completa, es decir, con acción, con sujeto, verbo y predicado; generalmente debe ser una frase corta que exprese una afirmación y que se pueda convertir en una convicción. La tesis debe enunciarse claramente al principio y se debe de repetir de nuevo al final –a manera de conclusión–, para que el público la recuerde.


Para lograr que la tesis llegue de forma correcta al visitante, Beck y Cable (1998: 37) nos dicen que la presentación interpretativa debe estar diseñada como si fuera una narración o un cuento, que llegue a informar y a entretener al visitante. Gándara (2001) nos adelanta que una interpretación temática correcta recupera los elementos de un buena narrativa (principio, desarrollo, fin y mensaje); tal como lo proponía Tilden (1977), es como contar un cuento, o una historia, la cual tiene una siempre una idea central o moraleja.

 
Lewis (1981) indica que toda tesis debería contener los siguientes puntos: a) Estar constituida por una oración simple, breve y completa; b) contener una sola idea; c) ser específica, y d) ser interesante y motivadora. En nuestro caso la tesis central debe girar en torno a la conservación del patrimonio arqueológico. Tal como como dice Gándara “logramos que sienta y sepa que él o ella puede contribuir a esta conservación, y quiera hacerlo, entonces, habremos logrado nuestro objetivo” (Gándara 2001: 61).


En resumen, para que la interpretación temática resulte efectiva deberá alcanzar las siguientes metas en su aplicación: a) Deberá atraer y mantener la atención del visitante; b) éste deberá entender y retener la tesis central; c) gracias a esta información deberá adoptar una actitud positiva; d) se observará en él un cambio permanente de comportamiento.


Los senderos interpretativos

Para Tilden (1977: 8) la interpretación es “una actividad educativa orientada a revelar los significados y las relaciones a través del uso de objetos originales, experiencias de primera mano y medios ilustrativos”. Estos medios a través de los cuales el visitante podrá ser capaz de reconocer los significados del patrimonio, se conocen como recursos intepretativos.


Los recursos interpretativos son los vehículos mediante los cuales se transmite un mensaje interpretativo al visitante. Se dividen en dos categorías, personalizados y mediados, según dependan de la intervención directa o indirecta (Gándara 2001: 80).


En la interpretación directa los recursos son personalizados, comúnmente con la asistencia de un intérprete o guía. En este caso se contempla una interacción entre el público y una persona que funciona como el guía o intérprete. Un ejemplo son las visitas guiadas o los talleres.


Un intérprete es una persona quien verbalmente, de forma visual o través de otro medio indirecto, sirve como traductor de los contenidos del patrimonio (Knudson, Cable y Beck 1995). En el ámbito de la interpretación del patrimonio, el intérprete es la persona capacitada y con las competencias profesionales necesarias para seleccionar y diseñar medios interpretativos, elaborar mensajes y transmitirlos, sea como guía intérprete o como redactor de textos para ser leídos u oídos. Su principal misión es conectar los intereses del visitante con los valores del recurso patrimonial (Figura 1).

 

<<Figura 1. Intérprete frente al relieve de La Malinche.


Por su parte en la interpretación mediada, los recursos se presentan a través de algún tipo de medio, como lo pueden ser los textos que acompañan a los objetos (cédulas), la audio guía, los videos interpretativos, los folletos y otros materiales impresos, así como los kioscos y dispositivos interactivos, donde también se incluirían los multimedios como Internet (Gándara 2001: 80). Es decir, son aquellos servicios que no utilizan personal directamente, sino objetos o aparatos. En especial nos interesa resaltar un recurso que combina ambos tipos de interpretación son los senderos interpretativos. Un sendero es un camino que permite recorrer con facilidad un lugar determinado. Un sendero en un lugar patrimonial puede adquirir este valor si lo organizamos a manera de un itinerario interpretativo, que es el recorrido por una ruta preestablecida, a lo largo de la cual el público recibe un mensaje significativo y ameno que contenga la tesis central acerca de los valores del bien patrimonial que se está apreciando. Así los senderos pueden cumplir las funciones de acceso a visitantes y pueden destinarse como un medio para el desarrollo de actividades educativas y de concientización (Figura 2).

 

 

 

<<Figura 2. Senderos en sitio patrimonial. Parque Ecoturístico Tlatucapa, Estado de México.


El empleo de estos senderos de interpretación puede tener un gran potencial en parques y sitios patrimoniales. Ham señala que en que los sitios y parques son contextos que magnifican el tipo de experiencia para el público, porque ofrecen oportunidades educativas y comunicativas que resultan únicas. El poder conocer objetos, espacios y paisajes de primera mano, como lo decía Tilden (Figura 2). Aldridge también enfatiza esta experiencia de primera mano como un medio eficaz para la conservación del patrimonio: “La interpretación del patrimonio es el arte de revelar in situ el significado del legado natural y cultural al público que visita esos lugares en su tiempo libre. En la misma se recogen implícitamente los principales objetivos que deben primar en cualquier aproximación interpretativa al patrimonio, su función recreativa y su voluntad de despertar, a través de una experiencia cognitiva-afectiva, una adhesión a la conservación y protección patrimonial para la herencia a generaciones futuras" (Aldridge 2005: 49).


El mensaje en el sendero puede ser entregado por un guía intérprete (recorrido guiado), o pueden ser mediado a manera de un sendero autoguiado, a través de sistemas de audio, mensajes vía celular, folletos, señales y letreros. Un instrumento clave para la divulgación del patrimonio arqueológico, debido a su amplia difusión y utilidad, son los medios ilustrativos como folletos o guías impresas. Este medio impreso puede funcionar como un programa interpretativo rápido, a través de discursos verbales, textuales e imágenes.

 
En nuestro caso hemos empleado folletos desplegables con dos fines. El primero es para complementar las visitas a los sitios cuando se ofrecen las visitas con un guía. Los folletos sirven de apoyo al visitante al ofrecer aspectos informativos clave, que faciliten la comprensión de determinados elementos, y reforzar así la visita in situ (Mansilla 2007: 62). El segundo fin ocurre en las visitas libres a los sitios patrimoniales, sin la presencia de un intérprete o guía, o ante la ausencia de objetos originales y en los que la información contenida sustituya los lugares que no son visitados.


Para que la información de las miniguías incida en la valorización y el respeto por el patrimonio arqueológico, debe cumplir los siguientes elementos que parten de la interpretación temática: a) Deberá contener un eje temático o tesis, especialmente valorando la protección de los bienes arqueológicos; b) la información no debe ser demasiado extensa; c) deberá tener unidad formal y estar organizada; d) uso de gráficos y señalizaciones; e) deberá prescindir de información identificatoria y lenguaje especializado.


Otro medio ilustrativo empleado en los senderos es el cartel o poster didáctico, que consiste en un cartel impreso en el que a través de texto e imagen se expone información sobre determinadas sub-tesis temáticas. Se han utilizado en las visitas temáticas que cuentan con guía o intérprete. En la exposición de cada motivo a interpretarse se desarrolla un cartel temático que apoye al visitante en seguir el discurso que ofrece el guía y que el visitante logre la familiarización con la temática (Figura 3).

<<Figura 3. Uso de carteles temáticos.


Una característica importante a resaltar es que la serie de carteles funcionan a manera de sub-tesis temáticas, todos guiados por una tesis central, comúnmente referente a la conservación de los monumentos arqueológicos. De esta forma, los carteles deben contar con los siguientes lineamientos: a) Deben contener un eje temático o tesis; b) deberá contener información clara, y sencilla; c) La información no debe ser demasiado extensa; d) amplio uso de gráficos que refuercen el contenido; e) deberá tener unidad formal y estar organizada; f) deberá prescindir de información identificatoria y lenguaje especializado (Figura 4).

 

 

 

 

 

<<Figura 4. Ejemplo de cartel temático.




Senderos interpretativos en un caso de sitio patrimonial

A continuación ofreceremos un ejemplo de la forma en que estamos aplicando estas estrategias en el sur del Estado de México. De los casos en que estamos empleando la estrategia de interpretación temática, expondremos a manera de ejemplo el trabajo realizado en el cerro de La Malinche. Este se encuentra entre los poblados de Acatzingo y Terrenate, en el Municipio de Tenancingo, Estado de México. Sabemos por fuentes históricas que la cabecera prehispánica de Tenancingo se localizaba en esa serranía. En la cima del cerro se han documentado gran cantidad de elementos arqueológicos, entre los que destacan una serie de relieves, edificios monolíticos y estructuras piramidales. Las pendientes del cerro están formados por altos despeñaderos los cuales pudieron haber servido como fortaleza, de ahí que el topónimo de Tenancingo signifique “en la pequeña fortaleza”.


En la época prehispánica el cerro fue nombrado Malinaltepeque o cerro de malinalli, haciendo referencia a una planta local llamada malinalli que aún en la actualidad se sigue empleando para uso ritual en día de muertos, tradición con trascendencia desde época prehispánica ya que el glifo de malinalli por su iconografía compuesta de la planta de malinalli y una mandíbula descarnada que nos remite directamente a la muerte, lo que hace pensar que este lugar fuese una entrada al inframundo, de allí su importancia como espacio ritual y de culto.


Existen múltiples veredas en la parte alta del cerro cuya función principal es conducir a las personas a los campos de cultivo; a estas veredas se les da mantenimiento una vez al año con motivo de la celebración del día de la cruz, en la fecha del tres de mayo. A su vez estas veredas, de manera secundaria e involuntaria, ponen en contacto a todo aquel que las transita con elementos prehispánicos que en su mayoría se encuentran a un costado de las mismas.
El cerro forma parte de una delimitación geográfica natural del valle de Tenancingo que ha resultado propicio para el desarrollo de actividades turísticas ofertadas en la región como es el vuelo en parapente. Actualmente hay una demanda turística en el cerro debido a esta actividad turística, que ha puesto en contacto al público asistente con los motivos arqueológicos mediante estas veredas.


El acceso sin control del turismo y de la población local, han contribuido al deterioro del patrimonio arqueológico de La Malinche, donde se observan daños importantes. Un claro ejemplo es el relieve de la diosa Matlalcueye que presenta en la parte inferior graffiti, rayones y dibujos, mientras que el personaje muestra incisiones en parte de la cara y torso.


Resulta preocupante la situación en la que se encuentra tal patrimonio, dado que su conservación se manifiesta como una problemática real y latente. Hasta el momento las estrategias planteadas para su protección han resultado inoperantes y han creado una problemática social debido a que en el afán de proteger ese patrimonio, acaban aislándolo y haciéndolo ajeno (Zúñiga 2007), creando así una desvinculación de la sociedad con el bien patrimonial, lo cual no pone fin a la problemática de su conservación y protección, sino más bien es incrementada como respuesta a la prohibición del uso de los bienes arqueológicos para la comunidad local.


Debido a que estas nuevas prácticas de turismo han ido incrementando la asistencia de visitantes, es el motivo por el cual comenzamos labores de asesoría y de difusión del patrimonio arqueológico entre las operadoras turísticas. La intención fue planificar las visitas turísticas bajo la tesis de la conservación del patrimonio arqueológico y estructurarlas mediante el esquema de interpretación temática.
Y dada la relevancia de las veredas que permiten el libre acceso a los elementos arqueológicos, decidimos utilizarlos como eje para estructurar un itinerario interpretativo basado en senderos interpretativos. Este itinerario interpretativo, al que denominamos visitas temáticas, consiste en brindar recorridos sistemáticos en el sitio La Malinche fomentando la tesis de conservación del patrimonio cultural del lugar. Este itinerario se ha basado en la figura del guía o intérprete, eligiéndose a personal de las operadoras turísticas, para garantizar la continuidad del proyecto.
El principal objetivo de visita sería la concientización de la conservación de los elementos arqueológicos. Para alcanzar este objetivo, el guía deberá contar con el uso de recursos interpretativos (Tilden 1977: 8) que incluirá un discurso interpretativo el cual le facilitará la tarea de fomentar entre el público el reconocimiento y valoración de los elementos arqueológicos. El discurso interpretativo que ofrece el guía al público se desarrolla a través de la explicación de cada elemento arqueológico, descripción de sus componentes y su significado con un lenguaje entendible y entretenido para diferentes grupos de edad.


Debido a la amplia cantidad de elementos arqueológicos, se decidió estructurar la visita a través de distintas rutas, planificándolas de acuerdo a los motivos que se visitan. Una vez diseñadas las rutas, se identificó el tipo de público adecuado a cada ruta de acuerdo a la dificultad del recorrido y la duración del mismo (Figura 5).

Figura 5. Cartel diseñado que muestra las rutas temáticas.


La importancia de implementar las visitas bajo este enfoque tuvo por meta poder establecer la relación del sitio con el público, generando un conocimiento sobre los elementos prehispánicos y por tanto su apreciación, con lo que se procurará que el asistente se apropie del lugar. Lo anterior podrá ser conseguido con actividades donde el visitante interactué con los motivos del pasado para lograr la concientización de por qué se debe proteger.


Rutas Interpretativas

Ya se definió el uso de la interpretación temática plasmada en visitas guiadas. Hay que señalar que la estructuración de estas se realizó por medio de un programa interpretativo general, basado en la tesis central y reforzado en cada ruta mediante sub-tesis. Los paraderos, es decir aquellos lugares con los motivos o contenidos que el público apreciará, fueron definidos mediante una sub-tesis que orientó el guión temático de la información que se ofrecería al público.


El programa interpretativo general consistió en lo siguiente pasos:


a) Definición de la tesis central.


b) Establecimiento del propósito:¿Qué queremos que la gente sepa? ¿Qué queremos que la gente sienta? ¿Qué queremos que la gente haga (o no haga)?


c) Programa interpretativo por cada ruta. Este consta de diferentes puntos los cuales son número de ruta, tópico del programa, sub-tesis, genio del lugar, tipo de audiencia, meta (¿por qué haces el programa?), objetivo (¿qué quieres que la audiencia haga?), recursos interpretativos (materiales que necesitas), introducción, cuerpo, conclusión.


Siguiendo este modelo, para las visitas a La Malinche se diseñaron cinco rutas:

 
1. Paradero introductorio: “Malinche o Malinaltepec: una entrada al inframundo”
2. Ruta 1: “Matlalcueye: Diosa del Agua”
3. Ruta 2: “Los pocitos: una representación más del culto al agua”
4. Ruta 3: “Los Coyotes: y los símbolos de la guerra”
5. Ruta 4: “La Cama de Moctezuma: una pirámide monolítica”.


Para ilustrar la manera en que se planificaron las rutas de visita, a continuación presentaremos las síntesis del programa interpretativo de la ruta 1:

Ruta 1
Tiempo de visita de estimado: 15 minutos.
Motivo a visitar: Relieve de La Matlalcueye o diosa del agua.
El recorrido podrá ser hecho por el público en general, entendiéndose niños, jóvenes, adultos y adultos mayores. Las actividades que se realizarán dentro del recorrido son el senderismo realizado por las veredas que llevan al elemento de la Malinche o Matlalcueye, la observación de la flora y fauna del lugar, así como la explicación y valorización del petrograbado de la Malinche.
Meta: Se tendrá como meta el aprendizaje, la sensibilidad, conciencia y conservación, procurando que los visitantes hagan un interactivo grupal, para que todos puedan participar dentro de las actividades.


Recursos interpretativos: Los materiales requeridos son directos, con la presencia de un guía, e indirectos, que constarían de carteles temáticos y mini guías (para que el público pueda leer lo que explica el guía) señalador láser (para ubicar los elementos a explicar) y la exposición.


Recomendaciones: Teniendo por último las recomendaciones para los visitantes, que consta de usar calzado cómodo, llevar cámara fotográfica, líquidos y usar sombrero o gorra.


Así, el programa o guión interpretativo general que desarrollamos para La Malinche quedó estructurado de la siguiente manera:

La Malinche
Tesis: La Malinche. Sendero de la aventura y de la historia.
Genio del lugar: El relieve de la Malinche, las pozas talladas en roca, los coyotes y símbolos de guerra, la pirámide monolítica.


Paradero introductorio
Sub-tesis: Malinche o Malinaltepec. Una entrada al inframundo.
Guión o programa interpretativo. El topónimo de Tenancingo significa en la pequeña muralla. Posiblemente se la habrá asignado este nombre por el cerro de la Malinche que es una elevación con altos despeñaderos que en el pasado sirvieron de murallas.


Se sabe que el nombre original de este cerro fue Malinaltepetl, "cerro de malinalli", llamado así por una planta de la región que está relacionada con el inframundo o mundo de los muertos. En la concepción antigua, el cerro pudo ser una de las entradas al inframundo.


Ruta 1.
Sub-tesis: Matlalcueye. Diosa del Agua.
Guión o programa interpretativo. Este grabado en roca conocido como La Malinche, en realidad representa a la diosa Matlalcueye. En la época prehispánica este grabado resultaba ser una caída de agua para adoración y culto a la fertilidad. Los grabados que se ubican en la parte superior derecha representan una fecha que conmemora el fin de un ciclo ritual.


Ruta 2
Sub-tesis: El campanario. Lugar del Centinela.
Guión o programa interpretativo. Este es una formación rocosa en donde podrás observar las cañadas, el paisaje del valle y de esta manera podrás sentirte el centinela del lugar.


Ruta 3
Sub-tesis: Los Pocitos. Una representación más del culto al agua.
Guión o programa interpretativo: Los pocitos son unos depósitos y canales que fueron excavados sobre las rocas y servían para acumular el agua de la lluvia. Las pozas excavadas funcionaron como cajas de piedra y el agua que contenían debió ser sagrada, por lo cual este paraje debió funcionar como un santuario importante (Figura 6).

Figura 6. Ejemplo del paradero Los Pocitos en la visita temática a La Malinche.


Ruta 4
Sub-tesis: Los Coyotes. Símbolos de guerra.
Guión o programa interpretativo: Los coyotes son una serie de grabados en roca en donde se representa un escudo (en náhuatl llamado chimalli), un símbolo solar y también se puede identificar una lanza de dardos o atlatl. Estos símbolos se vinculan a la guerra florida, una guerra para obtener cautivos para su sacrificio al sol.


Ruta 5
Sub-tesis: La Cama de Moctezuma. Una pirámide monolítica.
Guión o programa interpretativo: La Cama de Moctezuma es en realidad una pirámide monolítica, es decir que fue excavada sobre la roca en una sola pieza, y en su parte superior sostenía un templo, el cual nunca se terminó de construir.


Comunidades y patrimonio arqueológico

Los bienes arqueológicos son una forma de patrimonio no renovable. Su daño o destrucción nos imposibilita para siempre de entender una parte del desarrollo de la historia de la humanidad. Es por esta razón fundamental que debemos enfocarnos en las nuevas prácticas de desarrollo comunitario en donde se están ofertando formas de turismo alternativo que en algunas ocasiones involucran el uso de bienes arqueológicos.

Debemos no solo proyectar las consecuencias y tendencias que estas prácticas económicas pueden tener sobre la conservación de los bienes, sino desarrollar proyectos integrales que permitan actuar en brevedad para prevenir escenarios no deseables en un uso discriminado que pueda atentar contra la integridad de estos bienes. Hasta el momento, las prácticas en el manejo del patrimonio arqueológico en esta zona han excluido la participación comunitaria.


Pensamos que en un futuro deberán desarrollarse programas que integren activamente a las comunidades que albergan vestigios arqueológicos. El reciente interés de las comunidades por usar y administrar su patrimonio arqueológico crea nuevas tendencias económicas, en ocasiones básicas para el desarrollo comunitario, que deben verse como una práctica que se incrementará en el futuro próximo y que debe regularse mediante el desarrollo de proyectos que involucren a las comunidades en la valorización de estas formas de patrimonio, para que comprendan la importancia de su conservación.


Desde nuestro punto de vista, la interpretación temática puede contribuir en este escenario deseable ya que integra a la comunidad en la protección de su patrimonio por medio de estrategia sencillas como las visitas sistemáticas a través de diferentes rutas estructuradas que permite la apreciación, acercamiento, disfrute y vivencia del patrimonio, en conjunto con actividades recreativas como senderismo, hacen posible y sumamente viable la protección del mismo. El uso de recursos interpretativos crea consciencia en las comunidades aledañas y en el público visitante en general, mediante un discurso de sensibilización y revalorización, donde se hace hincapié en la importancia de su cuidado y protección, haciendo que la población se apropie de su patrimonio y por tanto que lo proteja. Así el bien cultural no se vuelve un objeto mercantil y ajeno a la población, sino una parte vital de ella.

________________________________________________________

 

*Miguel Guevara Chumacero. Centro Universitario UAEM Tenancingo (grial@hotmail.com).

**Daniela Pedraza Araujo. Centro Universitario UAEM Tenancingo



Bibliografía
Aldridge, Don
2005 La interpretación como indicador de la convicción cultural. Boletín de Interpretación, 12: 11-21.


Álvarez Pineda, Juan Manuel
2006 Enfrentando nuevas realidades. La gestión como herramienta para la conservación. En Perspectivas de la investigación arqueológica II, C. Corona, P. Fournier y A. Villalobos (coords.), pp. 31-49, México, ENAH-INAH.

Beck, Larry y Ted Cable
1988 Interpretation for the 21th century. Champaign, Sagamore Publishing.

Carta de Burra
1999 Carta de Australia para sitios de significación cultural. ICOMOS, UNESCO, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, ONU, New York.

De la Peña, Rosa, Miguel Guevara, Héctor Favila y Pablo Siles
2008 Reconocimiento arqueológico del Municipio de Ocuilan de Arteaga, Estado de México. Expresión Antropológica, 34: 60-71.

Gándara, Manuel
1988 La interpretación temática y la conservación del patrimonio cultural., Memoria 60 años de la ENAH, B. Cárdenas (coord.). ENAH, México.

2001 Aspectos sociales del interfaz con el usuario. Una aplicación en museos. Tesis de Doctorado en Diseño, UAM, México.

Ham, Sam
1992 Environmental interpretation. North American Press, Golden, Co.

Herbert, Luz
2003 Los proyectos de conservación integral, una opción para el futuro. El Correo del Restaurador, México, 11: 10-19, CNCPC – INAH.

Informe Bruntlend
1990 Manual y guías para la gestión ambiental y el desarrollo sostenible. ICOMOS, UNESCO, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, ONU, New York.

Jiménez, María
2001 Tesis-interpretativa-temática: las estrategias de síntesis de la cultura para la difusión de la arqueología. Boletín de Antropología Americana, 37: 99-110.

Knudson, D., T. Cable y L. Beck
1995 Interpretation of Cultural and Natural Resources. State College, P.A., Venture Publishing Inc.

Lewis, William J.
1981 Interpreting for Park Visitors. Eastern National Park and Monuments Association.

Magar, Valerie y Haydee Orea
2002 Manejo de sitios. En Lineamientos y limitaciones en la conservación: pasado y futuro del patrimonio, Diana Magaloni Kerpel (comp.), pp. 286-332.México, IEE, UNAM.

Mansilla, Ana María
2007 Los folletos y la divulgación del patrimonio arqueológico. Estudios y perspectivas en turismo, 16: 45-71, Madrid.

Morales Miranda, Jorge
2006 La interpretación del patrimonio (natural y cultural), una disciplina para producir significados. Ambientalmente sustentable, 1-2: 209-220.

Muñoz, Eréndira
2007 Iglesias, pirámides y diablitos. Las cosas que dejaron los antiguos. Construcción social del patrimonio cultural en un contexto turístico. El caso de Malinalco, Estado de México. México, Tesis de Maestría en Antropología Social, CIESAS.

Noval Vilar, Blanca
2003 Santo Domingo Yanhuitlán: Un proyecto piloto para la conservación integral. El Correo del Restaurador. 11: 34-55, CNCPC, INAH, México.

Pedraza Araujo, Daniela, Alejandra Pichardo y Liliana García
2010 La Malinche. Visita temática para la conservación del patrimonio arqueológico. En Memorias del Primer Congreso sobre Patrimonio Cultural en México. México, Mérida, Yucatán, UADY.

Pérez, José y Delfino Madrigal
2005 Huertos, diversidad y alimentación en una zona de transición ecológica del Estado de México. Ciencia Ergo Sum, 12(1): 54-63.

Santamarina, Beatriz
2009 De la educación a la interpretación patrimonial: patrimonio, interpretación y antropología. En Patrimonios culturales: Educación e interpretación, X. Pereiro, S. Prado y H. Takenaka (coords.). pp. 39-56.

Schneider Glantz, Renata
2003 Proyecto San Miguel Ixtla, Guanajuato. Conservación y restauración de la capilla familiar Otopame La Pinta: 1997-2002. El Correo del Restaurador, México, 11: 67-73, CNCPC, INAH.

Tilden, Freeman
1977 Interpreting our heritage. University of North California, Chapell Hill.

Tudela, F.
2007 Diez tesis sobre desarrollo y medio ambiente en América Latina y el Caribe. En Sociedad y medio ambiente en México, .G. López (coord.). México, pp. 59-70.El Colegio de Michoacán.

Zúñiga Barcenas, Beatriz
2007 Informe del proyecto de registro y delimitación del sitio arqueológico La Malinche, Acatzingo de la Piedra, Municipio de Tenancingo, Estado de México. México, Informe Archivo Técnico del INAH, Mecanoescrito.

 

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología

Comentario de Rubén CALVINO el noviembre 3, 2012 a las 9:31am

ANEXO A COMENTARIO ANTERIOR:

Un aspecto muy importante a destacar en cuanto a la reinterpretación de los Mitos y Leyendas residuales de cada cultura, desde una mirada gnomónica, es que permite que los actuales protagonistas, si los hubiere, sean partícipes integrados a la investigación y consiguientemente, potenciales conservadores del patrimonio y retransmisores  de los conocimientos. Un ejemplo interesante es el del Epew Mapuche, mito metafórico originario del pueblo Mapuche, donde desde una inquisidora mirada gnomónica, permite apreciar que detrás de cada una de las serpientes hacedoras del mundo, subyascen las sombras gnomónicas de los días de los equinoccios y de los solsticios.. 

Comentario de Rubén CALVINO el noviembre 3, 2012 a las 8:17am

Propongo considerar la posibilidad de incluir el arqueo gnomónico de los sitios arqueológicos como NUEVA DISCIPLINA AUXILIAR basada fundamentalmente en los nuevos conceptos teóricos de FACTOR GNOMÓNICO, PIÉ GNOMÓNICO y SECCIÓN ESTENOPEICA y que para su crecimiento y marco abarcativo, se nutre básicamente del estudio del  cuerpo humano como gnomón esencialmente  solar, entendido como gnomón unitario sobre el cual se relacionan todas las sombras de mediodía, y del novedoso camino iniciado en la arqueoastronomía que tiene que ver con el Sol del mediodía y su sombra; la mayoría de los arqueoastrónomos trabaja en las orientaciones de horizonte, pero poco a poco deberán reconocer la utilidad del método gnomónico para encontrar la explicación al modo de ver y entender el mundo de las diversas culturas.

de todos aquellos objetos hallados en los sitios arqueológicos que se comprueba y/o sospecha, pudieron sustituir al propio cuerpo y cumplir en su reemplazo con funciones gnomónicas.

Entre estos objetos se encuentran algunos postes, menhires y estelas, incluso muchas de ellas con figuraciones antropomorfas que básicamente, por su ubicación en el sitio, son  entendidos como objetos que arrojan sombra intencionalmente direccionada-

También son de consideración los pequeños orificios llamados pinholes o estenopos, que permiten el paso de un fino cono de luz y fueran utilizado para trazar en el suelo la meridiana del lugar y/o en su defecto, pudieron servir para la observación y seguimiento de algún astro, como parece que habría sido la opción preferida por los Inkas.

Estos aspectos, muchas veces de carácter estrictamente cualitativo, no admiten ser cuantificados y mucho menos medidos mediante la comparación con alguna unidad de medida absoluta, razón por la cual, inevitablemente escapan al enfoque metrológico y exigen en consecuencia un marco conceptual mas amplio, que además, incluya algunos productos de la subjetividad humana, como es el caso de los MITOS, fundamentalmente aquellos que dan cuenta de la autogénesis dada para sí mismos por los pueblos originarios, ya que en ellos subyacen a veces muy ocultos, experienciales concepciones gnomónicas donde las serpientes, por ejemplo, son o pudieron ser sombras que metafóricamente arrastrándose en el suelo, representaron y trazaron a sus piés, los movimientos y regulares trayectos de las desconocidas fuerzas de la naturaleza, como al parecer, entre otros casos, sería concretatamente el EPEW MAPUCHE y hasta la propia CREACIÓN TSONEK´N (TEHUELCHE).

Es probable que, mediante nuevos enfoques como el gnomónico, se abran inesperados senderos investigativos y consiguientemente se ensanche el marco de análisis favoreciendo notoriamente la preservación del patrimonio arqueológico

Acá y por ahora, le ponemos un punto final, provisional y abierto a nuestro tema..

Comentario de Diana Ib Torres. el septiembre 23, 2011 a las 9:47am

Buen artículo. 
Pienso también que como parte de los procesos de apropiación y re-integración al patrimonio por parte de las comunidades, pudiera incluir que las éstas se apropiaran de los conocimientos, es decir en el caso de los senderos interpretativos y de los guías .. las comunidades entendiendo el patrimonio desde adentro. 

© 2017   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio