TAPA del libro EL HOMBRE -gnomón  zoológico-

EL HOMBRE -gnomón zoológico-

En el presente trabajo se aborda la evolución humana, desde la perspectiva que surge de aplicar la disciplina gnomónica al estudio de los sitios arqueológicos. Perspectiva esta, que pone en evidencia el íntimo e indisoluble vínculo cosmogónico que se verifica entre el astro Sol, el animal humano y la sombra del cuerpo, en tanto que da respuesta a los interrogantes cosmológicos y calendáricos planteados por la orientación espacial en que se hallan los monumentos, menhires, estelas y obeliscos, como así también, al crecimiento y desarrollo alométrico diferenciado del Homo sapiens/sapiens y su expansión planetaria.

Entre las dificultades para desarrollar el tema, debo señalar que tuve que familiarizarme con conocimientos de varias disciplinas, especialidades y conceptos que son los que adecuadamente conjugados ponen de relieve el carácter gnomónico del hombre, de manera que pretender contar con todas las acreditaciones profesionales que avalen tales conocimientos, dentro de la deseada anterioridad a su escritura, exigirían de mi persona, tener muchísimos más años de los que actualmente tengo y varias vidas que no tendré, pues curiosamente, poner al hombre bajo la mirada gnomónica, tiene entre sus dificultades, la incomodidad de no poder siquiera observarlo de cuerpo entero y frente al Sol, desde el diminuto pinhole de una sola de las disciplinas establecidas. En todo caso hay que hacerlo desde el imaginario estenopo de la antropognomónica, el cual, ubicado en la hipotética cumbre del nuevo marco teórico propuesto, permite transitar los variados conocimientos interdisciplinarios de manera ordenada; aunque no por ello sin los inevitables tropiezos devenidos como consecuencia del abordaje parcial de cada una de estas ciencias. Tropiezos que, aleatoriamente y por no ser antes que autor del libro, un especialista en cada materia expuesta, hacen posible el partir de, o el conducir a, “errores” que, aunque no invaliden la esencialidad de la mirada gnomónica, podrían no obstante, arrancar juicios apresurados en quienes por inadvertidos o negados a la tarea de abrir nuevos caminos, presurosamente se convierten en jueces y censores de lo que eligen desconocer.

Por esta razón, sugiero una lectura atenta y contextuada del tema, que permita captar la estratégica mirada que surgida del triángulo antropognomónico, alcanza a explicar la correlación existente entre el crecimiento alométrico y diferenciado del encéfalo homo, con la Latitud Geográfica, la gracilidad y optimización eréctil, el bipedismo, y la expansión humana.

Rubén Alberto CALVINO

Vistas:

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología