ARQUEOGNOMÓNICA

Frente al convencimiento de que las culturas primitivas no estudiaron los cielos en base a conceptos astronómicos abstractos, sino mas bien, a razonamientos analógicos que relacionaban aspectos concretos entre lo macro y lo micro y viceversa, donde las prácticas gnomónicas, (conforme surge de importantes evidencias arqueológicas), supieron cumplir un papel relevante, nos genera la firme sospecha de que los conocimientos alcanzados por nuestros ancestros, inevitablemente tuvieron mucho que ver con los diversos tipos y diferencias de sombras gnomónicas y muy particularmente, con las distintas maneras y recursos técnicos para medirlas con fines calendáricos y o de divisiones del día.

Esa firme sospecha sobre el saber de ayer, fuertemente inducidas por los trabajos gnomónicos de la Dra PINEDA DE CARIAS y el Dr PEREZ ENRIQUEZ, es la que necesariamente desemboca hoy, en los nuevos conceptos de factor gnomónico, umbra gnomónica (sombra específica) y pié gnomónico, como reinterpretación teórica en el marco del conocimiento abstracto y metodológico actual.

Esta reinterpretación a la que nos referimos y abocamos desde las nuevas categorías que están surgiendo, exige su propio espacio teórico donde alojarse y estructurarse convenientemente como ciencia y en consecuencia, a ese espacio que se abre, dimos en llamar ARQUEOGNOMÓNICA.

Los primeros pasos en este sentido, se dieron en oportunidad de intentar un contacto entre la Dra PINEDA DE CARIAS, de Honduras y el Dr PEREZ ENRIQUEZ, de México, a fin del intercambio de sus respectivas experiencias y a quienes a tal efecto supe contactar. Hoy los nuevos conceptos acrisolados al fragor de aquel intento por desentrañar los conocimientos gnomónicos de las culturas primitivas e independientemente de la voluntad y parecer de sus iniciadores, parecieran estar suficientemente maduros como para comenzar a  hablar de la ARQUEOGNOMÓNICA como disciplina auxiliar de la arqueología.

Al parecer, entre los antiguos, fueron las sombras concretas y el serpenteante deslizamiento que ellas, a ras del suelo, permitieron conocer el cosmos, siguiendo los diarios giros del SOL, en su tropismo de Este a Oeste y el vacilar estacional, entre avances y retrocesos cíclicos sobre la meridiana del lugar. Es decir que en último análisis, todo el estudio astronómico de las culturas primitivas o por lo menos la mayor parte de ellos, giran en torno a remotos gnomones que en ocasiones, y muy probablemente en sus orígenes, pudieron ser los propios cuerpos humanos o ellos mismos reflejados, reemplazados y o corporizados en postes, estructuras columnares, estelas, varas o estiletes que aún hoy, esperan ser debidamente estudiados en tanto sostienen el interés devenido en complejos calendarios y sistemas interpretativos de los cielos.

En consecuencia, y dada la importancia del gnomón, las sombras y los movimientos aparentes del Sol, al momento de abordar la parte instrumental y práctica de lo que es la génesis del conocimiento astronómico, nosotros preferimos hablar de ARQUEOGNOMÒNICA mas que hacerlo de ARQUEOAS TRONOMÌA como merecido camino propio para los conceptos de sombras gnomónicas específicas, diferencias de sombras, factor gnomónico y pié gnomónico. En resumen, de lo que se trata con este alegato, es darle el lugar de disciplina auxiliar de la arqueología a la ARQUEOGNOMÓNICA, es de abrir el espacio propio que el desarrollo y peso específico de los nuevos conceptos de sombra gnomónica, factor gnomónico y pié gnomónico, reclaman al momento de realizar el arqueo gnomónico en las ruinas y sitios arqueológicos.

Recordemos que en este sentido, fue la gnomónica, según induce a pensar ARISTÒTELES, la que motivó al hombre a filosofar y es ella también quien valiéndose de la relatividad del movimiento de los astros, nos ubica como centro sobre el cual se puso a girar los astros antropocéntrica y gocéntricamente, en tanto las sombras como la vida misma en ella reflejada, los antiguos pre-copernicanos y hasta el propio CONPÉRNICO, comenzaron a reflexionar y entendieron el mundo aplicando empíricamente el concepto de factor gnomónico, trigonométricamente ideado por el Dr PEREZ ENRIQUEZ, la descripción de los diversos tipos de sombras y el concepto de pié gnomónico como consecuencia inmediata de todo lo anterior considerarando al cuerpo humano como la primer vara gnomónica.

Para terminar, digamos que, la gnomónica estudiada y aplicada por los arquitectos de la edad media a la construcción de las catedrales cristianas, la gnomónica estenopeica, reconoce orígenes tan remotos como la gnomónica de las sombras . Hay indicios de ello en los estudios que el Dr PEREZ ENRIQUEZ supo llevar a cabo en STONEHENGE como así también los hay en la península de Dingle, lugar donde se encuentra una piedra o menhir con la inscripción en lenguaje ogham "Maile ANM-INBIR MACI BROCANN", que significa "ojo de aguja", en Irlandés o Eye of the Needle en Inglés. Por todo esto podemos resumir diciendo que en las islas británicas, el desarrollo de la gnomónica estenopeica, pudo ser mas notorio que en otros sitios.

Rubén CALVINO

2010

 

 

 

Vistas: 38

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2020   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio