Excelsior
31-Enero-2010
Áreas humanas son semillero de taxistas
Lilian Hernández
La SEP detectó que quienes estudian Antropología o Historia tienen más probabilidades de terminar como vigilante o chofer
Cuatro de cada diez profesionistas en México trabaja en una actividad que no está ligada a la carrera que estudió; pero quienes terminan buscando un ingreso como taxista o vigilante son los antropólogos, etnólogos, arqueólogos, historiadores, geógrafos, geólogos, agrónomos o ingenieros químicos industriales.
De acuerdo con datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), hasta el último trimestre de 2009, 37 por ciento de los mexicanos que cuentan con estudios superiores trabaja en ocupaciones no profesionales, fenómeno que se acentúa ligeramente entre las mujeres.
El subsecretario de Educación Superior, Rodolfo Tuirán, explicó que ante la crisis económica, que el año pasado dejó sin empleo a más de 400 mil profesionistas, algunos se vieron obligados a obtener un ingreso como operador de transporte o en tareas de protección y vigilancia.
El funcionario detalló que la falta de oportunidades de empleo, sobre todo en áreas donde no hay mucha oferta, ha ocasionado que algunos profesionistas se inserten en actividades no profesionales y que no exigen calificación alguna para su desempeño.
Tras un análisis de la situación de los profesionistas y el mercado laboral de los últimos tres meses de 2009, la subsecretaría de Educación Superior detectó que 14 por ciento de los antropólogos, arqueólogos y etnólogos laboran de taxistas o guardias de seguridad.
Lo mismo ocurre con 11 por ciento de los historiadores; 10 por ciento de los ingenieros en topografía, hidrografía y geología; y cinco por ciento de los ingenieros químicos, industriales y de alimentos.
En contraste, los profesionistas que menos recurren a esta ocupación son los químicos farmacéuticos, enfermeras, doctores, físicos, músicos, ingenieros metalúrgicos o egresado de turismo, nutrición y danza.
En cuestión de género, las mujeres están en mayor desventaja. Mientras que 38.5 de las universitarias se emplean en oficios ajenos a su formación, dicho porcentaje se reduce a 34.6 por ciento entre los varones.
Con base en este cuadro comparativo de la proporción de profesionistas por carrera que se emplean como operadores de transporte o vigilantes, revela que las áreas sociales ligadas al estudio del hombre y de su entorno son las que más complicaciones tienen para insertarse en el mercado laboral.
En consecuencia, son los universitarios que más se ocupan como operadores de taxi, microbús o vigilantes debido a que no tienen otra opción.
Así, un egresado de Antropología, Etnología, Arqueología, Historia o Ingeniería Química corre mayor riesgo de no ejercer su profesión y de ocuparse como operador de transporte o guardia de seguridad.
En otras palabras, son las carreras que más taxistas y vigilantes preparan durante cuatro años de educación superior.
Ante esta situación, no es extraño que en nuestro país una persona sin estudios o que no terminó la primaria tenga más oportunidades de encontrar un empleo que un profesionista.
Datos de la misma SEP, muestran que en México la tasa de desempleo abierto de la población sin estudios o con primaria incompleta es menor a la de la población que estudió una licenciatura o ingeniería.
En el último trimestre del año pasado, la tasa de desocupación general en el país fue de 6.2 por ciento; mientras que para los profesionistas fue de 5.7 por ciento.
En cambio, esta desocupación fue menos grave para las personas que no tienen estudios, ya que el desempleo en este sector fue de 2.7 por ciento, y para los que no concluyeron la secundaria la posibilidad de estar desempleada se redujo a cinco por ciento.

Vistas: 3250

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología

Comentario de Paulo Nicolás Martínez Herrera el febrero 9, 2010 a las 2:36am
yo conozco a un amigo que cuando no está en campo se dedica a taxista....y yo soy velador de un hotel
Comentario de Diego Fernando González Argumedo el febrero 3, 2010 a las 9:26pm
Esto me alarma debido a que aquí en El Salvador la cosa está igual o peor. Al menos ustedes en México tienen un centenario o más de profesionales graduados y son reconocidos por sus logros en todas las américas. Aquí somos contados los que nos graduamos y mucho el trabajo por hacer pero: 1) no hay voluntad política 2) nepotismo y dedocracia rigen quienes trabajan y se les conceden proyectos de investigación 3) los egos son más grandes que las ganas de crecer y enseñar. En mi caso soy arqueólogo y mi actuación laboral en las próximas semanas será de operador telefónico en un call center de multinacionales norteamericanas. El país es distinto... la perspectiva es la misma lastimosamente.
Comentario de Gustavo Ramirez el febrero 3, 2010 a las 6:09pm
Me parece preocupante la clase de información que se da. Si los datos son ciertos, no hacen más que confirmar ago que en la practica ya sabemos y que, como ya se ha comentado, sucede en todas las profesiones. También es un fenómeno mundial, incluso los paises más desarrollados tienen problemas para emplear a sus profesionistas. Creo que valdría la pena ahondar en la investigación y revisar su metodología, porque podría ser reveladora en cuanto a la forma en que opera el sistema educativo del sector anropológico y sus consecuencias. POdría ser una base para repensar y actuar e consecuencia. También coincido en que el monopolio que ejerce el estado sobre el ejercicio de nuestra profesión, incide en estas cifras. Pero más delicado aún es el asunto de cuántos arqueólogos con trabajo seguro realmente hacen investigación; pues no olvidemos también que aunque tengamos base en una institucion de investigación, a veces terminamos haciendo otras cosas no relacionadas con el campo o con la investigación. Esas cifras también son imporantes para conocer nuestro papel real e impacto en la sociedad.
Comentario de Rosario López Peraza el febrero 3, 2010 a las 6:01pm
Me parece una pésima nota y ciertamente este periódico no es justamente mi favorito en su forma de exponer las noticias. Estoy de acuerdo con otros compañeros como Elias Rodríguez y John Joseph, esta noticia tiene muchas aristas , se desmotiva a las personas a estudiar disciplinas como la antropología y esto termina fomentando la creencia de que una carrera técnica o las ingenierías tiene un mayor futuro laboral siguiendo la tendencia del actual gobierno, lo cual tiene su parte de verdad, pero tampoco es cierto que no exista trabajo para los arqueólogos, antropólogos y demás, desde mi propia experiencia he visto muchos compañeros que han tenido la oportunidad de emplearse en proyectos del inah pero que implica salirse de del DF y es ahí donde se presenta el problema, hay que buscar el trabajo fuera del centro del país señores, todos quieren estar ahí y no es posible, prefieren morirse de hambre que buscarle en otra parte, lo ideal es hacer investigación en la zona que prefieres, pero y si no hay oportunidades ahí? yo recuerdo que desde un principio mis maestros me dejaron claro que es una profesión difícil y teníamos presente que tendríamos que desplazarnos, aparte hay muchas opciones además de excavar y estar en campo, también existe la docencia, es miserable recibir 50 pesos por una hora de clase pero también hay escuelas o universidades privadas que te pagan el triple por la misma clase y que siempre necesitan maestros en nuestra área (al menos fuera del Df), hay plazas también en universidades fuera del inah, hay proyectos particulares, comunitarios, sectores de cultura, empresas, museos, becas, estudios de posgrado, etc… el desempleo actualmente esta presente en todas las áreas y en muchos países, no es exclusivo de nuestra profesión y aún así yo creo que si lo buscamos si hay trabajo, estamos capacitados para hacer muchas cosas no solo recorridos y excavación, al menos antes que ser taxista..
Yo empezaría por la casa, mucha gente no encuentra trabajo en el inah, pero los que ya están ahí en el instituto en algún centro regional no tienen prestaciones si no tienes plaza, tienes contratos temporales donde dejas de recibir sueldo uno o dos meses al año, no te pagan vacaciones, no tienes seguro medico, ni derechos laborales¡ y así una larga lista de desventajas en relación a otro tipo de trabajos, si estas solo te la puedes llevar así pero en el momento en que tienes familia todo quieren la estabilidad en un empleo, no veo ninguna motivación fuera del amor a la investigación o al arte , para no irte a otro lugar donde encuentres algo más sólido, nadie espera hacerse rico como empleado sin plaza del inah, pero por lo menos deberíamos de aspirar y exigir condiciones dignas de trabajo….
Comentario de Marco Cervera el febrero 3, 2010 a las 5:56pm
Efectivamente esto es derivado de varios aspectos:
1.- Que para la mayoria de la gente la arqueologia y ciencas afines no sirve para nada
2.- Que las fuentes de empleo se restringen a muy pocas insitutciones gubernamentales y los privados o no les interesa o bien la ley no les permite desarrollar dichos empleos
3.-Que ya somos muchos para la cantidad de fuentes de empleo
4.- Falta el grupo de advenedizos, como son de otras profesiones como derecho, periodismo etc que con una maestria en historia o afin ya se sienten historiadores, etc y acrecentan el número de desempleo entre quienes tomamos estas profesiones en serio de desde un principio. Y es curioso que sobre todo aquellos advenedizos dedicados a los siglos XVIII, XIX y XX e incluso otras áreas encuentran mas trabajo y reconocimiento que los verdaderos profesionales en dichas áreas. veasem aquellas revistas chafonas de Historia y Vida, etc donde los que escriben son periodistas, escritores, etc.
Considero que la apertura de iniciativas privadas seria la opción como en otros paises como España lo que no necesariamente representa vender nuestro patrimonio ni mucho menos. La arqueología no es solo excavar, hay otros mecanismos laborales aplicables, supongo yo.
Otro gran factor son los monopilios academicos que no permiten que las generaciones nuevas avanzen y en muchos casos aquellos que realmente no hacen nada en las plazas deberian de tener un limite de jubilacion y no esperar a que se mueran para permitir la entrada de las generaciones siguientes, algo evidentemente utópico.
Comentario de Hector Núñez Martinez el febrero 3, 2010 a las 5:45pm
a l mejor si es cierto pero una de las grandes dificultades que nos topamos todo profesionista la ejercer esta carrera es que la bolsa es poca y los pocos profesionistas que salimos nos topamos con que si tu no pertecenes a un grupo de las vacas sagradas como decimos nosotros es muy dificil su integracion ya que son personas que se apoderan totalmetne de las areas donde nosotros podamos ejercer y dar mucho mas que ellos.
Comentario de Jesus Ernesto Velasco González el febrero 3, 2010 a las 5:08pm
Este tipo de noticias cuando menos dejan ver 2 cosas:
1) La ya consabida ignorancia de algunas personas en la sociedad sobre el papel de la ciencia en el desarrollo de un pueblo (en este caso de la antropología), ya que muchas veces no se tiene en claro cuáles son las áreas o sector económico al que ciertas profesiones por su naturaleza pertenecen, mucho menos cuál es su importancia para el conocimiento y desarrollo del país.
Al parecer nos quieren hacer creer que nuestra ciencia para ser atractiva, digna de estudiarse y ejercerse, debe ser comparable a la demanda que tiene otras profesiones como un contador, mercadólogo o un abogado, ya ni se digan un sin fin de nuevas carreras tecnológicas que han surgido y ofrecen mayores probabilidades de insertarse principalmente en empresas privadas. Yo creo y es una opinión muy personal, estamos frente a un fenómeno que es de esperarse si consideramos que las humanidades tienen poco que ver con el paradigma del "mercado laboral utilitarista" de un sistema que requiere más que gente crítica y pensante, técnicos y "capital humano" que obedezca y siga ciertos fines e ideales muy conocidos. De hecho no es que seamos tan reaccionarios, insurrectos, izquierdistas, marxistas, comunistas, socialistas o todos aquellos calificativos que alguna vez hemos escuchado en el trancurso tanto de nuestra preparación en la escuela, o la hora de ir a pedir chamba a alguna institución o compañía, simplemente creo es posible que el sistema político-económico actual, el mismo que al revisar su historia y desarrollo ha mostrado una cara que generalmente es contraria a los valores que defienden la dignidad de las personas y la naturaleza, no va con la personalidad de algunos de nosostros... Quizá estos estudios de la SEP jamás detecten que mas bien nuestra profesión, se rehusa a seguir el son de la dominación y explotación social en aras del status quo individual.

2) Qué estamos haciendo nosotros para cambiar esta situación?, efectivamente es muy difícil enfrentarse a una situación de tales dimensiones, y más cuando al parecer nos hemos relegado a circulos en el cual se hace aparente cierto conformismo, en pocas palabras actuar como lo hacen los individualistas.

Por mi parte no creo en dicho estudio de probabilidad y estadística de la SEP, que si bien es posible que existan algunos indicios de lo que dice (pero para cualquier profesionista en general), el tipo de metodología que emplean para llegar a tales aseveraciones debe tener sesgos que deberían ser revisados, ya que las ciencias y humanidades (sobre todo la antropología en sus diversas modalidades) son estrictamente necesarias y más en estos tiempos difíciles, ya que para entendernos a nosotros mismos y a la sociedad en la que nos encontramos, si es que queremos ver un futuro para las nuevas generaciones, es necesario compender el presente y el pasado, así como a la diversidad.

Compañeros les comparto esta entrevista hecha a Phillip Descola, un gran etnólogo francés, el cual mediante un punto de vista estructuralista, puede explicarnos la causa de algunos problemas actuales.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=833801
Comentario de Ileana Edith Echauri Pérez el febrero 3, 2010 a las 4:51pm
Creo que el panorama en realidad sí es bastante desalentador, aunque no cnozco ningún antropólogo, arqueólogo o etnólogo que trabaje de taxista. Definitivamente la falta de espacios a este tipo de disciplinas obedece a una conveniencia estatal de que las humanidades sean lo menos posible difundidas para crear menos conciencia social. Solo se le da chance a los oficalistas, quienes disfutan la fama y estar bajo reflectores.
A la nota le faltó decir además que el propio gobierno, quien es el que contrata a los profesionistas en el ramo antropológico, lo hace violando tooodos sus derechos laborales, abusando de la necesidad que que sus trabajadores tienen.
Comentario de ELIAS RODRIGUEZ VAZQUEZ el febrero 3, 2010 a las 3:36pm
Esta es una verdad conocida por todos y todas los que "trabajamos" en las ciencias sociales y humanidades y artes....Por ejemplo sale una plaza en el INAH, que sale casi cada ciclo de 52 años, los que competimos somos hasta 20 0 30 gentes....y muchas veces aunque uno tenga doctorado, como es mi caso, se encuentra uno desempleado..el problema de encontrar trabajo para nosotros antropologos e historiadores es que tambien el INAH casi es un monopolio .....a veces hay antropologos que tienen que emigrar hacia otros paises "pobres" como los de centroamerica porque salen oportunidades de trabajo arqueologico. Aunque tambien otro de los problemas de los arqueologos, antropologos, geografos e historiadores que viven en el DF es que les da miedo salir e irse lejos a trabajar. A veces sale trabajo en el extremo norte o extremo sur de México y nadie se quiere ir , porque quieren todo el trabajo aqui en el df. Señores, arqueologos, antropologos e historiadores y colegas hay que salir a buscar el trabajo fuera del DF y si se puede a Centroamerica u otros paises vecinos, aqui ya estamos muy saturados y cuando sale una oferta laboral existe una superdemanda de desempleados. Por ejemplo en la ENAH, los que hemos trabajado como profesores hora-semana-mes, estamos en la inestabilidad laboral, sin ninguna prestación, y expuestos a nada. Mientras que somos el 80 % de los profesores de la ENAH y ademas con los 50 pesos que nos pagan por una hora, gana mas un profesor de primaria que nosotros. Mientras los investigadores de tiempo completo, los ATM tienen basificación, nosotros (los hora-semana-mes) estamos en la ENAH por "amor al arte y a la camiseta".....Ademas tener un doctorado (como es mi caso) no es garantia de conseguir un trabajo, al contrario, no nos contratan porque no nos quieren pagar, contratan mas a los ´pasantes. A veces he tenido que negar mis estudios de doctorado para ganarme unos pesos.Yo no se hasta donde vamos a llegar, la ENAH sigue recibiendo alumnos que siguen estudiando las carreras antropologicas para que finalmente pasen a formar parte de una fila de desempleados y acaben como taxistas, jardineros, volanteros y a veces hasta como delincuentes. Es importante realizar una reforma laboral en la antropologia e historia,¡ tenemos un pais de casi 2 millones de kilometros cuadrados! hay muchos lugares de sur a norte en donde pudieramos trabajar!....¿celebración del bicentenario? ¿que vamos a celebrar? ¿un ejército de desempleados? ¿más pobreza, exclusión profesional?....
saludos de un arqueologo excluido

elias rodriguez vazquez
Comentario de Alfonso Torres el febrero 3, 2010 a las 4:54am
Estoy de acuerdo con John Joseph, nadie dijo que la arqueólogía fuera una profesión fácil, pero lo cierto es que, al menos en relación a mi generación, la mayoría se autodescartó para estudiar la carrera desde el primer semestre nomas le pidieron que leyeran sus textos en otro idioma y ademas téorico, muy lejos del glamour del campo;,una segunda tanda se fue tras la primera práctica de campo en segundo semestre !de apenas una semana! De los que acabaron la carrera inmediatamente se descartaron los que ya tenían un modo seguro de vivir o una carrera previa (con sus honrosas excepciones) y todos aquellos que desde la carrera se mostraba interesados por conocer un poco mas de lo que en las clases nos daban nuestros profesores, la mayoría continúa en el campo de batalla y muchos ya tienen la basificación. Es una carrera de esfuerzos y obviamente de continuo aprendizaje. Este no acaba con tu educación formal. Ay de aquel ingenuo que cree que sales de la carrera (cualquiera que sea) y tienes inmediatamente trabajo. El artículo parece sesgado, pero al menos un estudio serio de los egresados de las carreras antropológicas y de arqueología en específico en el país sería menester, no creen?

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2020   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio