Egipto: El Museo Egipcio de Turín relata la epopeya del arqueólogo Schiaparelli

El Museo Egipcio de Turín relata la epopeya del arqueólogo Schiaparelli
Museo Egipcio de Turín narra la epopeya del arqueólogo Schiaparelli
Fotografía facilitada por el Museo Egipcio de Turín, que hace revivir desde hoy la epopeya de Ernesto Schiaparelli, uno de los arqueólogos más relevantes y que en sus once campañas en Egipto, desde 1903 y 1920, descubrió más de 30.000 piezas de inestimable valor. EFE
Fotografía facilitada por el Museo Egipcio de Turín, que hace revivir desde hoy la epopeya de Ernesto Schiaparelli, 

EFETurín (Italia)11 mar. 2017

El Museo Egipcio de Turín revive desde hoy la epopeya de Ernesto Schiaparelli, uno de los arqueólogos más relevantes y que en sus once campañas en Egipto, desde 1903 a 1920, descubrió más de 30.000 piezas de inestimable valor.

La exposición "Misión Egipto 1903-1920", abierta hasta el 10 de septiembre, revela por vez primera con vídeos inéditos, fotografías, diarios y apuntes cómo se realizaron las excavaciones arqueológicas de principios del siglo XX, que revolucionaron el conocimiento sobre la civilización egipcia.

Christian Greco, el director del museo egipcio más antiguo del mundo, y segundo por importancia sólo por detrás del de El Cairo, destacó a Efe que es la primera vez en la que una exposición de esta envergadura desvela todo lo que rodeó el hallazgo de piezas arqueológicas que sorprendieron al mundo.

La exposición, explicó, "nace de la búsqueda y de los estudios de nuestros archivos y que han permitido sacar a luz cómo fue el nacimiento de la Misión Arqueológica Italiana (MAI) en Egipto con la que llegarían 30.000 piezas a este museo".

Por primera vez, añade el director, "podemos ver las piezas contextualizadas y descubrir cómo se encontraron los fondos para las excavaciones, como vivían los arqueólogos y cómo esto respondía a un momento donde existían importantes intereses arqueológicos e imperialistas en Europa hacia el Mediterráneo".

"Hay documentos maravillosos (...) como los filmes que nos enseñan cómo era la vida en los campamentos durante las grandes campañas, entre ellos hay que recordar el hallazgo del 15 de febrero de 1906 de la tumba de Kha y Merit, la única intacta del Nuevo Reino que se conserva fuera de Egipto", destacó el director.

Además de parte del ajuar del enterramiento del arquitecto Kha, como la maravillosa máscara policromada de su esposa Merit, en la exposición se puede leer la emocionante carta que Schiaparelli escribió al Ministro de Educación de la época en la que cuenta con todo detalle todos los objetos hallados y le asegura que ya viajan de camino a Italia.

El difícil transporte de las piezas y sarcófagos en enormes cajas de madera en veleros por el Nilo o en camellos a través del desierto y las condiciones de vida en los campamentos se pueden apreciar en los inéditos vídeos rodados por Schiaparelli y sus colaboradores.

Entre los cerca 400 objetos y documentos expuestos destacan, por ejemplo, las cámaras de fotos con las que el arqueólogo italiano plasmó otro de sus hallazgos como la tumba de Nefertari, ya saqueada, pero que conservaba aún intactas sus decoraciones.

Se puede ver el camastro donde dormía el egiptólogo en sus misiones en la tierra de los faraones o el escritorio, con todos los detalles, donde Schiaparelli escribió, aunque no publicó en vida, su "Libro de los funerales", un manual imprescindible para conocer como los antiguos egipcios se preparaban a su último viaje presente en la muestra.

Uno de los comisarios de la exposición, Paolo del Vesco, relata la emoción que sintió, tras años como arqueólogo en Egipto, Sudan o Siria y experto en ritos funerarios, cuando visionó uno de los filmados en los que se ven las excavaciones en Gebelein y en el que se aprecia la figura de Virginio Rosa.

Rosa, colaborador de Schiaparelli, falleció a los 28 años tras un rara enfermedad contraída en Egipto, lo que alimentó los misterios vinculados a las maldiciones de las tumbas egipcias.

Entre los documentos también se encuentra la parte oscura de estas excavaciones.

Como revela el otro comisario Beppe Moiso, se aprecian las duras condiciones de vida de los trabajadores, muchos de ellos niños que por su estatura entraban en los túneles con sus cestas para retirar la arena.

En los libros de contabilidad expuestos, los pequeños que aparecen en muchas de las fotos de la exposición cobraban 1 lira y media al día. En una de las cartas expuestas, Schiaparelli pide que en su ausencia se cuide a los niños para que no les pase nada.

Cristina Cabrejas.

Fuente: Agencia EFE

http://www.efe.com/efe/america/cultura/el-museo-egipcio-de-turin-re...

Vistas: 9

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología

© 2017   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio