EL CUERPO HUMANO COMO PRIMER GNOMÓN SOLAR

La revista electrónica Orologi Solari, publicó un artículo de mi autoría en el que se resume la idea sostenida en el libro EL HOMBRE -gnomón zoológico- 

El cuerpo humano fue el primer instrumento y medida de las sombras, y aparte de nosotros, ninguna otra variante humana dejó ninguna evidencia de conocer al gnomon, por lo que esta fue una práctica exclusiva de nuestro linaje humano que definitivamente afectaría la perfección de nuestra gracilidad y forma vertical, el desarrollo del bipedismo y la reproducción material y externa del cuerpo, en forma de gnomón solar que nos ha permitido ver a nosotros mismos como objetos independientes.

Rubén Calvino (calvinoruben@yahoo.com.ar)


La perspectiva gnomónica


esde la perspectiva gnomónica, iniciada por el arqueoastrónomo, Dr Raúl Pérez Enriquez en el
Stonehenge británico y la Región Olmeca-Maya, y los estudios realizados por la Dra María
Cristina Pineda de Carías en Copán Ruinas – Honduras se pone en evidencia que han
existido experiencias gnomónicas comunes entre pueblos y culturas tan distintas como distantes.
Entre los griegos, la obra "Asamblea de las Mujeres"-, de Aristófanes (450/385), pone en boca de los
esclavos un relato donde dice que "Tú no tendrás otro quehacer que acudir limpio y perfumado al banquete
cuando sea de diez piés la sombra del cuadrante solar".
Por su parte el navegante Marco Polo (1254/1324) comenta que de paso por La India, en el Reino de Lasch
(pg 124) los abrayamin, "cuando quieren comprar algo, miden primero su propia sombra al Sol y según las
reglas de su superstición así proceden en el trato". 
También Juán Benigar (1883/1950) en su trabajo "La Patagonia Piensa", relata que los mapuches,
cuando querían saber de la antigüedad del día, (hora) "se sirven para ello de la sombra de objetos fijos con que
están familiarizados, entendiendo a su posición o dirección, o en su defecto, páranse dando el lomo al Sol y
aprecian la hora por la longitud de su propia sombra".
Estas prácticas para medir el paso del tiempo en base al Sol, por su absoluta carencia de elementos materiales,
nos hablan del caracter ancestral de sus orígenes, y del inevitable compromiso instrumental del cuerpo
humano.


El conocido astrofísico Carl Sagán (1934/1996), en "El viento levanta polvo" (*Carl Sagan, A Demon
Haunted World; Science as a Candle in the Dark. Trad.) en tanto reivindica a la ciencia como un sistema
metodológico de verdades y leyes, estudia el método de rastreo y caza de los bosquimanos y concluye en
que estos, contaban con un calendario astronómico (gnomónico desde nuestro punto de vista) en su mente y
que la metodología por ellos utilizada, es esencialmente idéntica a la empleada por los astrónomos/astrofísicos
para analizar los cráteres dejados por el impacto de asteroides y planetoides 
Esta mirada gnomónica brevemente descripta, se refuerza al abordar los mitos clásicos de culturas muy
distantes y diversas, como es el caso de Jano  y Prometeo  (Europa), respecto a la Creación
Tehuelche y/o el Epew Mapuche (Patagonia).


Pero lo más revelador, surge cuando aplicamos sistemáticamente esta perspectiva al proceso de la evolución
humana y comprobamos que no hubo ninguna otra especie animal ni variante humana que como nosotros,
haya experimentado con la gnomónica. Por ello sospechamos que EL HOMBRE, es un gnomon
zoológico, vertical y ambulante que se autoconfiguró mediante la práctica gnomónica y que por su
carácter de "homo fáber", se supo reproducir protética y materialmente de cuerpo entero, a/sí, fuera de/sí,
primero en un palo, lanza o poste, para luego representarse de cuerpo entero con un menhir o estela
gnomónica antropomorfa, las que fueron reproducciones iniciales del cuerpo biológico que finalmente y con el
desarrollo técnico, se convirtió en nuestro mundo actual.

Para ver más:

 file:///C:/Users/Usuario/Downloads/OrologiSolari15.pdf

Vistas: 30

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología

© 2018   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio