LA EVOLUCIÓN DEL HOMBRE VISTA DESDE LA GNOMÓNICA

 

El hombre es el único animal que por medios no biológicos, supo reproducirse a sí mismo. reproduciendo materialmente su propio cuerpo mediante la aplicación de la técnica en la forma de herramienta y de máquina, hasta convertir a su medio ambiente en una verdadera prótesis material que en los hechos, se evidencia como el genoma técnico de la evolución humana y que cuenta al “chopper”, un guijarro mas o menos afilado mediante golpes, como el primer tipo de herramienta de piedra adaptada a la mano desde hace unos dos millones de años, y al gnomon de palo, como lo que pudo ser el primer ensayo en la medida de su altura realizado por el ser humano en el reiterado intento de reproducción exterior y completa del cuerpo humano; el simple y remoto gnomon de palo, que luego de un proceso evolutivo se hizo menhir en la piedra y encuentra en la artística e hierocéntrica estela gnomónica antropomorfa, su máxima expresión escultural. En la evolución filogenética, los homínidos comienzan a perfeccionar su bipedismocorriendo hacia el centro de gravedad de la masa encefálica el foramen magnum y con él, su punto de apoyo de palanca del cuerpo erguido, con lo cual, en esa dirección evolutiva, se alcanza en el homo sapiens, la optimización mecánica de su posición vertical y gnomónica y al parecer, lo hace correlativamente al proceso de adquisición del lenguaje, lo que significa que el homo, sin saberlo y aplicando filogenéticamente el principio de palanca física a su esqueleto corporal, correlativamente se hace gnomon ambulante como un resultado filogenético en el que la palanca física en su carácter de maquina simple, opera tanto en el esqueleto como en el lenguaje. En el esqueleto lo hace posibilitando la posición erguida y óptimo punto de apoyo para la columna vertebral, llevando hacia el centro de gravedad encefálico al foramen magnum, en tanto que en el lenguaje, comportándose como máquina simple que estructura la predicación del sujeto en torno al verbo “ser” tomado como punto de apoyo y dando forma a la proposición universal, luego de lo cual y mediante el desarrollo de un verdadero diálogo entre el hombre y su sombra, el sujeto humano toma conciencia de su capacidad para producir y nominar sombras rectas y comparables de manera controlada y a consecuencia de ello, se percata como gnomon y se hace a sí mismo, sapiens gnomónico, capaz no solo de reproducirse como prótesis sino que también, de desplazarse geográficamente y orientarse mediante la luna y el sol.
Más allá de los indicios y evidencias apuntadas, hay también testimonios históricos que corroboran esta mirada antropognomónica del hombre y ponen de relieve lo que dimos en llamar sapiens gnomónico.
Entre estos aportes se pueden consultar los relatos que Marco Polo realiza de paso por el Reyno de Lasch en la India, la obra ASAMBLEA DE LAS MUJERES de Aristófanes y/o los escritos sobre LA PATAGONIA PIENSA de Juán Benigar- quien se refiera a como el mapuche se relacionaba con el sol y su propia sombra.

http://www.monografias.com/trabajos95/antropognomonica/antropognomo...
http://www.ecured.cu/index.php/Usuario_Discusi%C3%B3n:Calvinoruben

Vistas: 83

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2021   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio