Nueva información sobre la tradición Cabeza de Jaguar

Nos acaban de confirmar el hallazgo mediante excavaciones arqueológicas controladas y autorizadas por la Secretaría de Cultura de El Salvador  de otros monumentos tallados de la tradición Cabeza de Jaguar, y de al menos un fragmento de una estela tallada en la zona arqueológica de Chalchuapa. Estos hallazgos, a cargo del Dr. Noboyuki Ito y Ma. Shione Shibata aportan sin duda nuevos datos al escaso conocimiento que tenemos sobre el uso de estos monumentos por las sociedades prehispánicas que habitaron hace unos 23 siglos el occidente de El Salvador.

tarjeta patrimonio casa blanca copia

 

Cabeza de Jaguar El Trpiche

Cabeza de Jaguar El Trpiche. Foto cortesía La Prensa Gráfica

Esta tradición escultórica ha sido registrada en los actuales departamentos de Ahuachapán, Sonsonate y Santa Ana (Paredes Umaña 2012). Los nuevos hallazgos del equipo japonés se suman al corpus de esculturas de dicho estilo. Ahora podemos decir que existen registros de 52 monumentos de esa tradición. El otro dato destacable es la confirmación de más fragmentos de estelas talladas en el occidente de El Salvador. Estos monumentos representan el retrato de gobernantes, un cargo de carácter hereditario que se confiere a los líderes políticos de diversos núcleos poblacionales en el sureste mesoamericano en los albores de la civilización maya. Con estos hallazgos, la zona de Chalchuapa continúa demostrando su lugar en la arqueología del sureste de Mesoamérica como un importante núcleo poblacional cuyos líderes participaban de un lenguaje regional en torno al poder político. En otros escritos he señalado que desde Izapa hasta la denominada “zona nuclear de las cabezas de jaguar” existen al menos 9  entidades políticas que cuentan con evidencia de estelas talladas para el periodo Preclásico. Estas entidades son: Izapa, El Jobo, Takalik Abaj, Chocolá, El Baúl/Bilbao, Kaminaljuyú, El Portón, Chalchuapa y Ataco.

EL SALVADOR-ARCHAEOLOGY-SCULPTURES

Foto AP/El Faro

La asociación de los monumentos de la tradición Cabeza de Jaguar con otros monumentos también ha sido notada con anterioridad. Estos monumentos han sido documentados contextualmente junto a: a) Estelas Lisas b) Estelas Talladas y c) Barrigones. El capitulo 2 de mi tesis doctoral trata de la asociación de cabezas de jaguar con estelas talladas. El capítulo 5 trata de la asociación de estos monumentos con Estelas Lisas y Barrigones. A partir de estas asociaciones, propongo una jerarquía de asentamientos en la región. dicha región consta de unos 3000 km2 y yo le denomino la “zona nuclear de las cabezas de jaguar” porque es dicho rasgo escultorico el más prevalente en la zona. Los números lo comprueban: 52 cabezas de jaguar; 3 fragmentos de estelas talladas; 6 barrigones; y un numero inexacto de estelas lisas que no llegan a la veintena.

Si estos hallazgos nos dicen algo de las sociedades que los produjeron es que su manufactura atendía a ideas bastante bien asentadas. Esto se desprende de la regularidad de los rasgos de los rostros antropo-zoomorfos que exhiben las “cabezas de jaguar”. Dichas ideas tienen su origen en aspectos de la ideología mágico-religiosa de los pobladores de estas zonas. Los monumentos comparten un carácter mesoamericano, pero a la vez adquieren rasgos distintivos. Un dato que he notado en otros escritos, y que ha sido reconocido por varios estudiosos de la cultura maya, es que  los pobladores del periodo Preclásico asentados al oeste del Río Paz mantenían intensos contactos con otros pueblos del sureste de Mesoamérica. Sus relaciones con pueblos del resto de centroamérica es un aspecto menos investigado y menos conocido.  En lo que toca a los monumentos en piedra de este periodo, es muy notable que en el actual territorio del occidente de El Salvador se registren  tradiciones compartidas a lo largo de las planicies costeras y las tierras altas desde Soconusco hasta un poco más al este de la zona de Chalchuapa. Las estelas talladas, los barrigones y las estelas lisas son testimonios de estos procesos regionales. Ahora bien, la ejecución de 52 monumentos de la tradición cabeza de jaguar distribuidos al este del Río Paz nos presenta evidencia de otros procesos mas bien locales; acaso una génesis de ciertos aspectos de la ideología mágico-religiosa de los habitantes de esta zona aprovechados hábilmente por una emergente clase gobernante, que entre otros poderes tiene la capacidad de comandar le ejecución de esculturas en piedra en su afán de consolidar su poder y legitimar su reinado (uno de carácter hereditario que pone de relieve las diferencias entre el linaje gobernante y el resto de la población). Este énfasis en las acciones de la clase gobernante podrían oscurecer las reacciones de los otros segmentos de la población nativa, sin embargo, no hay acción sin reacción, y el uso y desuso de los monumentos en su momento nos habla también de estos procesos. Pero el proceso de vemos es de largo aliento, de una tradición sostenida que se materializó a través de varios cientos de años y que no hubiera sido posible sin contar con la anuencia de los segmentos de población a quienes estos mensajes iban dirigidos.

para leer más sobre este tema se recomienda:

m5Ahuachapan

 

Miercoles 20 de marzo del 2013.

por Federico Paredes Umaña

http://www.cabezasdejaguar.com/?page_id=409 

Vistas: 282

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2019   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio