“Pesca, estrategias o intereses propios en la pesca del pepino de mar: una comparación en las penínsulas de baja california y Yucatán, México. “

La actividad pesquera es una rama económica importante para México como de igual manera en otros países, en tan solo en el 2018 hubieron 23, 293 establecimientos que se dedican a la pesca y otras actividades en relación a la captura o cultivo de especies marinas, un 84% se dedican a la pesca. Esta actividad además de proveer una derrama económica importante es igual autosustentable para las familias que se dedican a dicha actividad, para las entidades de Yucatán como Baja California la actividad de pesca en general es de muy baja a muy alta, esto según datos de la INEGI.

Tanto en Yucatán como en Baja California el producto de pesca es variado, pero ¿por qué explotar el pepino de mar en estas regiones? Esta especie en muchas regiones de Asia es consumida y ha creado una pesca intensiva que se ha dado por varios periodos y los comerciantes buscan otros lugares para explotar o en este caso comprar; la pesca de pepino de mar en Yucatán se trata de capturar la especie para poder así importarla fuera de México creando una red de comercio muchas veces ilegal y arriesgada para los pescadores ya que se dictaminó una veda permanente para la región del Golfo de México según el Diario Oficial de la Federación

Se establece veda permanente para la pesca de todas las especies de pepino de mar, a partir de la entrada en           vigor del presente Acuerdo, en las aguas marinas de jurisdicción federal localizadas frente a la costa de la Península de          Yucatán, a partir del punto ubicado en la frontera entre los Estados de Tabasco y Campeche, con las coordenadas 18 °39'05''   Latitud Norte y 92 °28'05'' Longitud Oeste, siguiendo de este punto una línea imaginaria hacia el norte hasta el límite               exterior de la plataforma continental, y siguiendo por este límite hasta la frontera con Belice (Diario Oficial de la Federación, 2018).

Pero por qué esta veda es exclusivamente para la península, ¿la explotación es diferente para cada especie? o ¿entre las penínsulas o la pesca es más restringida?, ¿el valor económico es diferente?; en ambos lugares se encuentran diferentes familias del pepino de mar, para Yucatán y en el Golfo de California se tiene el pepino de mar café́ I. badionotus (fotografía1) y para la costa del Pacífico de Baja California el Parastichopus parvimensis (fotografía 2).

Es por eso que el presente ensayo trata de responder las siguientes preguntas, ¿Cuáles son las consecuencias de la veda permanente del pepino de mar, ¿Qué estrategias se han implementado para su recuperación?, ¿Cómo es la pesca en Yucatán y como es en Baja California?, con el objetivo de comparar las problemáticas biosociales en su captura y como estos problemas afectan tanto a la biodiversidad marina por la falta de pepino de mar y las consecuencias para los pescadores.

El pepino de mar y su impacto en el ecosistema

Antes de empezar hablando sobre la pesca del pepino de mar, hay que tener en cuenta su función en el ecosistema marino y su papel ecológico, los pepinos de mar cumplen funciones al realizar procesos de bioturbación de sedimentos, es decir estas alteraciones que se encuentran en los sedimentos y también ayudan al reciclaje de material orgánico (Gamboa et al. 2018).

Las alteraciones causadas por la pesca intensiva son propensas a generar cambios, si se está viendo que el pepino cumple con el reciclaje de material orgánico, es decir desechos de otros animales y con ello evitando que ciertos patógenos lleguen a la superficie, al tener un desbalance puede llegar a ocasionar problemas con otras especies y a los mismos seres humanos, generando posibles enfermedades infecciosas que serían perjudiciales para la salud; al haber alteraciones ecológicas en un ecosistema pueden surgir enfermedades emergentes que aún no se conoce, Gibson (2005) menciona justamente esto, factores que causan un incremento en enfermedades, entre los que menciona hay dos de los cuales pudieran ocurrir en un futuro no lejano al seguir con la pesca intensiva y causar un desbalance ecológico; entre los factores que podemos intuir hipotéticamente son :

  • El comercio y turismo global; obviamente enfocándonos meramente en el comercio ya que la pesca es una rama importante para la economía, creando así una explotación del recurso marino.
  • Exposición a nuevos patógenos (alteraciones del ecosistema); ya que, al tener una demanda y pesca intensiva, se explota de más y causa una extinción o pérdida de la especie que ayuda precisamente al control del reciclaje de material orgánico para que no suba a la superficie y no tener contacto directo con estos residuos.

Además de ser útiles para el ecosistema, no todas las especies de pepino de mar sirven para el consumo y prácticas culturales.

Pesca en Baja California en comparación con Yucatán

La pesca en México es una de las actividades económicas primarias importantes ya que de ser consumida localmente también hay una exportación para diferentes estados de la república y países, estamos viendo que en ambas penínsulas del país se está teniendo una pesca del pepino de mar, pero hay ciertas regulaciones diferentes para cada uno, según la especie que se esté capturando.

En Baja california se empieza una pesca de pepino de mar debido a la explotación de pesquerías tradicionales y a la captura de erizo de mar (rojo y morado), langosta, entre otros, dándole así la búsqueda de otros recursos para poder comercializar; se tiene registro que para 1989 se empieza con la captura de pepino de mar Parastichopus parvimensis que originalmente empezó por los pescadores de erizo de mar que obtuvieron el permiso para poder comercializarlo ya que el equipo era el mismo para ambas especies, hay que tener en cuenta que la pesca del pepino de mar en esta zona era complementaria o alterna a la del erizo de mar, aun no era especializada únicamente para el pepino de mar (Salgado y Pelleiro 2008).

Al tener otra especie para comercializar generó más ingresos para las familias pescadoras y con ello teniendo aun aumento en la derrama económica local ya que se vendía a pesquerías del mismo estado y también se exportaba para China y Corea, esto dio como resultado el aumento del precio del producto. Pero ¿por qué esta especie de pepino de mar si se pesca y se vende? El pepino de mar Parastichopus parvimensis, está exenta a la NOM 05-ECOL-2001, que la descarta entre las especies en protección, sin embargo, en el 2007 se emitió una carta donde se registraba una disminución de pepino de mar en la zona de Baja California lo cual alarmo mucho a los pescadores (Salgado et al 2009).

Como ya se ha menciona antes, en el Golfo de California se tiene el pepino de mar café́ I. badionotus y para la costa del Pacífico de Baja California el Parastichopus parvimensis. Debido a la disminución de la especie I. badionotus , la pesca en este estado está regulado por permisos, entre ellos el UMA (Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre) del cual es el responsable del permiso donde se delimita geográficamente y se necesita dar reportes, donde se incluya la densidad y tamaño de la especie antes y después de cada temporada de pesca, conforme a los resultados de talla, peso y cantidad se genera reportes para permitir o no la pesca de pepino, el permiso de pesca son 9 meses, respetando los meses de veda que corresponden de julio a septiembre. Para el caso de P. Parvimensis, no existen permisos o reportes como tal donde mencione que la especie ha estado amenazada y su principal comprador es Alaska (Herrero 2004).

En Yucatán además del pepino de mar café, se han reportado otras especies que pueden ser comercializados. Para el caso de la península de Yucatán, los permisos de pesca para el pepino de mar se imiten a partir del 2001 con fines de fomento, el pepino de mar que más se captura es el I. Badionotus; para el 2010-2011 se otorgaron permisos de pesca a causa de la demanda y presión social que ponían los pescadores hacia las autoridades, esto para los puertos pesqueros de progreso y sisal, este último como uno de los mayores centros de captura de pesca de pepino de mar (López 2011).

Si se está teniendo una demanda de producto es porque el producto genera el doble que otra especie gracias a la demanda extranjera para poder obtener el producto, esto nos lleva hablar sobre los aspectos socioeconómicos que deja la pesca de pepino de mar en Yucatán. Los empleos que se generan para la captura son temporales y así como en el Golfo de california dejan una derrama económica importante para la localidad y además genera divisas para el país, pero muchas veces esta pesca es riesgosa para los mismos pescadores ya que se realiza por medio del buceo.

Otra de las problemáticas que se está generando los manejos de vedas y los permisos es la pesca ilegal, ya que, al ser un producto con gran demanda, los pescadores lo ven como una fuente de ingresos mayores a los de cualquier otro producto marino, este llamado oro negro, que genera conflictos entre los mismos pescadores. Cuando se pesca fuera de la veda o se excede de las toneladas permitidas ya se está dando un mercado negro; en el 2017 hubo de decomiso de pepino de mar en Hulkín, la PGR informó que se tenía resguardado 5.5 toneladas o más, con un precio de 9 millones (Excélsior [E], 1 de abril de 2018). Al llevar este producto al mercado negro muchas veces los pescadores arriesgan su vida, no solo por las múltiples descompresiones que se han tenido debido a la pesca, sino que ya no es seguro ya que muchas veces ocurren asaltos en altamar donde intentan extraer de manera violenta lo que los pescadores locales capturaron.

Debido a estos percances en el 2019, un año después del dictamen de la veda permanente, los pescadores firmaron un acuerdo donde se estableció cerrar definitivamente la pesca para proteger la especie a pesar de que en el 2018 en el acuerdo del diario Oficial de la Federación se había acordado lo siguiente:

Sin menoscabo de lo anterior, para el año 2018 se autoriza el aprovechamiento temporal de un máximo de 1,202 toneladas de pepino de mar café (isostichopus badionotus), en las aguas marinas de jurisdicción federal colindantes con el estado de Yucatán, en la zona delimitada por el punto A, con coordenadas 20 °50'42'' latitud norte y 90 ° 24' 08'' longitud oeste, siguiendo una línea imaginaria hacia el noroeste hasta el  límite exterior de la plataforma continental delimitada por el punto B, con coordenadas 22 °15'43'' latitud norte y 91 °48'23'' longitud oeste y siguiendo por la plataforma continental hasta el punto C, con coordenadas 23 °42'23'' latitud norte y 87 °33'02'' longitud oeste y siguiendo de ahí hasta un sitio en la costa ubicado en la frontera entre Yucatán y quintana roo denominado punto D, con coordenadas 21 °29'17'' latitud norte y 87 °32'02'' longitud oeste (figura 1) durante un periodo de quince días naturales, a partir de la entrada en vigor del presente acuerdo, con una captura máxima por día por  embarcación que no deberá ser superior a 250 kilogramos de producto fresco entero. (Diario Oficial de la Federación 2018, DOF: 06/04/2018)

A pesar de estos acuerdos legales los pescadores se negaron a seguir con la captura y comercialización del pepino de mar, sea cual sea la especie y así fue que en el último año de pesca refiriéndonos al 2018 se pescó alrededor de 1200 toneladas. Aun así, con todo y los acuerdos legales y conjunto a los pescadores, la pesca ilegal se sigue dando, muchas veces se infiltra el producto en los inventarios de las congeladoras que resguardan al pepino de mar en crudo (Animal político [A P], 2 de junio de 2020).

Hay que analizar por qué a pesar de los acuerdos entre los pescadores, se sigue teniendo una pesca ilegal, y la respuesta es el peso económico que tiene el pepino es abrumador ya que las ganancias se dividen por cada uno de los trabajadores que se dedican a ello y al ser un producto ilegal su precio sube y muchos de los pescadores de pepino recuperan el doble de lo que pescan con cualquier otro producto.

En la sección de anexos se muestra una tabla (tabla1) proporcionada por inapesca sobre los ingresos máximos y mínimos por parte laboral en la pesca de pepino de mar en el 2012 aun cuando eran una pesca permitida, ahora imaginemos el panorama en nuestros días, se tiene que los que ganan más son los manguereros con un ingreso mínimo $700.00 y máximo $3 500.00 por temporada, y a los evisceradores con un ingreso mínimo de $150.00 por temporada $3 500.00 como máximo por temporada y los que menos gana y más arriesgan son los pescadores, en especial los buzos con $28.00 por kilogramo como mínimo y $50.00 por kilogramo (inapesca 2015).

Luego de 3 años de estar en veda permanente, los pescadores pidieron apoyo para saber si en el 2021 se podía tener temporada de pesca ya que las pescas de pulpo y mero no fueron lo que se esperaban, pero para que esto suceda debe haber alrededor de 50 unidades por hectárea, pero para las 4 zonas de pesca en Yucatán, pero estamos teniendo que  solo se encuentran 26 29 25 y 11 unidades por hectárea, esto según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Pesca (Poresto [ P], 5 de febrero de 2021).

Estrategias de manejo y resiliencia.

Si bien, como vemos se han pensado estrategias o manejos de la especie por diferentes organizaciones como la FAO, inapesca, CONAPESCA, para cada una de las especies que se comercializan, pero vemos que hay una diferencia de estrategias y muy posiblemente organización y manejo por parte de cada estado.

El buen funcionamiento de planificaciones para rescatar a la especie crea una resiliencia tanto de la especie como para los pescadores que se adaptan a estas medidas y como vemos todo este proceso de pesca y captura de pepino de mar, independientemente de la especie que se captura encaja en este círculo adaptativo de un ecosistema donde Redman (2005) nos menciona cuatro puntos importantes que logramos visualizar en esta problemática que son:

  1. Explotación: es evidente la escasez de la especie en ambas regiones por la pesca extensiva que se ha tenido en años anteriores.
  2. Conservación: vedas temporales
  3. Liberación: implementación de estrategias para conservar la especie
  4. Reorganización: resultado de las estrategias, donde se pueda ver un incremento en las especies.

Para estos dos últimos puntos es una suposición ya que solo en Baja california se ha dado una reorganización debido a que vio a tiempo el problema e implementaron estrategias para poder conservar a la especie. Es importante saber que para que se dé una resiliencia, se pasa por ciertas escalas adaptativas que va desde el desajuste, donde se va ver estas modificaciones, para este caso volvemos a la escasez que se está presentando para cada especie que se comercializa en México, los umbrales de hasta cuanto puede soportar la especie por un mal manejo sin que se extinga y los efectos heredados, que es lo que podemos percibir hoy en día, ver la situación y los problemas que causa tanto ecológicamente como social ya que es una dependencia económica para las familias que se dedican a este negocio  (Marston 2015).

Si nos trasladamos a Yucatán donde la especie I. badionotus no corre con la misma suerte al igual que los pescadores, se sabía que había una disminución del pepino, y desde el 2015 se planificó un plan de manejo pesquero de igual forma promocionado por inapesca y aun con todo y esto para el 2018 se establece veda permanente para el pepino de mar, o sea que las medidas de implementación no dieron frutos y se siguió explotando demás a la especie.

debido a los buenos resultados, esto aún sigue en desarrollo para dejar la prueba piloto (inapesca).

Yucatán

En el caso de Yucatán, la especie de pepino de mar que más se pesca y se comercializa es el pepino de mar café I. badionotus, entre las estrategias que se planearon antes de la veda permanente fueron varias acciones a largo plazo, según es su plan de manejo publicado por inapesca en el 2015, fueron que en el 2022 se vería una mejora y mayor cantidad de ejemplares; las estrategias que se implementaron desde el 2013-2018 fueron, contribuir con el aprovechamiento sustentable de otros recursos marinos, implementar una política integral, entre otras, en esta parte de sus estrategias va más relacionado a planes de manejo para las comunidades que se dedican a la pesca de pepino de mar; para las especies que se capturan en Yucatán fueron básicamente en el monitoreo de las especies cerca de las latitudes permitidas, verificar la calidad de los productos pesqueros, dar permisos de pesca equitativamente y responsable, algo interesante sobre esta planificación es que ve tres factores, lo social, económico y ambiental (inapesca 2015)

Ahora bien, la planificación se ve bien organizada, pero vemos que para los años que han pasado no habido mejora como ya se ha mencionado anteriormente con la nota periodística, ya que para el presente año 2021 no se está viendo con las unidades necesarias del pepino de mar para levantar la veda. Junto con este plan se inició lo mismo que en Baja California, buscar otras alternativas como la acuacultura, para Yucatán aún está en desarrollo y aún no han mostrado información sobre los resultados, únicamente se tiene que el proceso de desove y larvicultura ha dado buenos resultados, pero el proceso de engorda aún está en estudios y pruebas.

Como conclusión vemos que para ambos estados se han implementado buenas estrategias además que es importante recalcar que la pesca es diferente ya que no son las mismas especies de pepino de mar, aún hay mucho trabajo que hacer en Yucatán porque no se está dando los resultados esperados, además por la necesidad de los trabajadores recurren a la pesca ilegal, no hay un monitoreo por parte de las autoridades para evitar esto y hay mucha corrupción por parte de las congeladoras que se encargan del manejo del producto; entre las problemáticas que hay en esta situación, está  la desorganización por parte de las autoridades, la presión económica que tienen los pescadores, hay una evidente disminución de la especie de pepino de mar café, la desigualdad de ganancias entre los que ven este negocio ya que los que más se arriesgan son los pescadores al momento de ir a altamar y al momento del buceo, ya que no cuentan con un equipo adecuado y son los que menos reciben, esperemos que para el 2022 el plan de manejo que se ha dado deje buenos resultados a largo plazo para no perder a la especie y tener problemas ambientales en un futuro.

Vistas: 29

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2022   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio