Registran pintura rupestre de la región del Cabo

Registran pintura rupestre de la región del Cabo

Imágenes de cinco sitios con pinturas rupestres ubicadas en Los Cabos y La Paz,  Baja California Sur, que actualmente se encuentran en proceso de registro oficial por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), así como fotografías de 11 sitios prehispánicos no abiertos al público, son mostradas por primera vez en el libro Evocaciones del olvido. Pinturas rupestres de la región del Cabo, escrito por Aníbal López y editado por el Instituto Sudcaliforniano de Cultura.

Entre las imágenes se observa la representación de coyotes, peces, iguanas, venados, así como círculos lineales e interlineados, pintados en colores ocres sobre grandes bloques de rocas graníticas y de tamaño similar a la estatura promedio de una persona.

Este trabajo, explicó el autor, comprende el resultado de cinco años continuos de investigación (de 2007-2012), documentación y expediciones hechas en sitios con pictografías o pinturas rupestres encontrados por habitantes de la región.

“Resultó un material fotográfico hasta ahora inédito de distintos sitios arqueológicos que se ubican a lo largo de la región del Cabo, sin embargo, sólo se reproducen imágenes sin especificar su ubicación, porque al no ser sitios abiertos al público y no registrados, el INAH pide la no difusión de su localización exacta para evitar saqueos”, destacó Aníbal López

Al respecto, Harumi Fujita, arqueóloga del Centro INAH Baja California Sur, y colaboradora de la publicación, detalló que no difundir su localización obedece a evitar casos de vandalismo, problemática que ya aqueja a varios sitios.

“No hay custodios, entonces si va una persona sin escrúpulo puede dañar las pinturas, inclusive varios sitios tienen grafitis. Por ejemplo, una de las imágenes que aparecen en el libro, corresponde a la atención que le dimos a una denuncia y hoy esa zona está en proceso de registro por el INAH”, precisó.

La arqueóloga añade que en el estado no es común que las personas llamen al Centro INAH para informar de agresiones a la arqueología local, pues en los dos últimos años sólo recibieron dos denuncias, situación que complica la preservación del patrimonio.

POCO PRESUPUESTO. Además de las imágenes de los sitios en proceso de registro, Evocaciones del olvido. Pinturas rupestres de la región del Cabo incluye dos capítulos más. El primero muestra 11 sitios rupestres no abiertos al público y en el segundo (llamado Vandalismo) se observan fotografías de pinturas rupestres alteradas por la presencia de grafitis.

Aníbal López, autor de libro y habitante de la zona, destacó que este patrimonio pictórico cuenta con poca información y es vulnerable ante tres factores de riesgo: intemperie, vandalismo y saqueo.

“Las pinturas que muestro en el libro están sobre grandes bloques de granito, es decir: no sobre cuevas, sino en monolitos a la intemperie, lo cual complica su preservación. Sobre el vandalismo y saqueo, considero que se debe a la falta de difusión sobre su importancia, pues la gente que lo maltrata lo hace por ignorar el valor que representa”, señaló.

Por ello consideró que la publicación puede ser una punta de flecha para futuros trabajos, “ojalá sirva para abrirle los ojos al mundo y que observen, tanto nacionales como extranjeros, lo que tenemos en Baja California Sur. Espero también sirva para que se haga un plan de ordenamiento para los rancheros y que éstos tengan ingreso económico por el cuidado de los sitios”.

Sobre la poca información de pintura rupestre en la región, Harumi Fujita explicó que la península de Baja California es muy grande y son muy pocos los arqueólogos a cargo. “Sólo somos tres, incluyendo a la directora del Centro INAH. También influye que no hay mucho presupuesto para estos sitios, la política está dedicada a los que tiene pirámides y estructuras monumentales, vestigios que no corresponden a las culturas del norte”, precisa.

REGISTROS. De acuerdo con Harumi Fujita, en 2012, personal del INAH estatal acompañados y guiados por Aníbal López, iniciaron un recorrido a varias comunidades de Los Cabos y La Paz para verificar la presencia de nuevas zonas arqueológicas, las cuales van desde campamentos en cuevas, hasta talleres de lítica y concha y zonas con pinturas rupestres.

“Este libro forma parte del registro masivo de zonas arqueológicas para la región del Cabo hecho en 2012, labor que comprendió la inclusión de, al menos, 15 sitios nuevos con arte rupestre para dicha entidad”, detalla la arqueóloga.

—¿Qué características tienen estas pinturas?

—Son representaciones naturalistas, principalmente zoomorfas, pocas antropomorfas y abstractas como líneas verticales o círculos con varias líneas; todas pintadas en diferentes tonalidades de rojo.

“Muestran qué era importante para los indígenas, si es un animal significa que es su alimento y también su pensamiento, si son peces quiere decir que están en la sierra y que en su cosmogonía tenían al mundo del mar y la vida de la sierra”.

Sobre la antigüedad de estas pinturas, la arqueóloga detalla en el libro que no se ha realizado ningún estudio de fechamiento, por lo que no se pude precisar la datación, no obstante, supone que probablemente correspondan al periodo tardío, entre el 1000 y 1700 d.C.

ONCE SITIOS. Algunas imágenes de pintura rupestre que incluye la publicación de Aníbal López, pertenecientes a 11 sitios no abiertos al público, son: Boca del Álamo, El Bledito, El Paraíso, La Vinorama y Palo Verde, por mencionar algunos.

“Son 11 sitios autorizados para la difusión de imágenes. Fueron examinados por los investigadores correspondientes en el centro INAH. Puse una fotografía panorámica del sitio acompañadas de imágenes de las evidencias de pintura rupestre y a algunas de éstas les apliqué un software fotográfico para resaltar los pigmentos en 3D”, precisa Aníbal López.

Por último, el autor destaca que en comparación con las pinturas del centro de Baja California Sur, es decir, con las denominadas Gran Mural de la Sierra de San Francisco y Sierra de Guadalupe, las pinturas que reúne son de tamaño más pequeñas o de tamaño más real ya que son del tamaño promedio de una persona.

Fuente:http://www.cronica.com.mx/notas/2014/873514.html.

Vistas: 30

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RMA Red Mexicana de Arqueología para agregar comentarios!

Únete a RMA Red Mexicana de Arqueología

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2019   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio