Tomado de ArchaeoMaya, boletín del Maya Exploration Center

Texto original en inglés: Edwin L. Barnhart

Traducción al español: Julio Torres

 

En noviembre del año pasado, en la prensa internacional se dio a conocer que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México anunció el reconocimiento de una segunda fecha que hacia referencia al 21 de diciembre 2012, proveniente de las ruinas de Comalcalco. Antes de que cualquiera también "reconozca" esta segunda referencia, hay algunas cosas que se deben considerar. Comencemos con lo que el "ladrillo" es en realidad. Se trata de un ladrillo de barro secado al sol, de apenas un pie de diámetro y con un espesor de 1-2 pulgadas.

 

Este no es un descubrimiento nuevo, sino más bien se trata de uno de los miles de ladrillos que han sido descubiertos desde hace varias décadas en todo el sitio. Cientos de esos ladrillos contienen graffiti en sus caras interiores y la gran mayoría de estos graffiti (cosas como rostros, edificios y figuras de animales) son crudos rasguños que fueron hechos cuando los ladrillos se secaban. Se cree que éstos corresponden a garabatos hechos por los trabajadores que construyeron los templos de Comalcalco. Los pocos ladrillos que contienen jeroglíficos son de interés para contestar la pregunta sobre sí la persona maya promedio sabía leer y escribir.

 

Localizado actualmente en la parte norte-central de Tabasco, Comalcalco es considerado el borde más occidental del antiguo mundo maya. La ciudad se encontraba dentro y fuera del ámbito regional del reino de Palenque (Baakal) y sostuvo guerras contra el cercano sitio de Tortuguero. De hecho, Comalcalco es la ciudad enemiga mencionada en el Monumento 6 de este último sitio, famoso por ser la única referencia conocida al 2012. Es quizás por esta razón que el INAH estuvo dispuesto a aceptar la posibilidad de una segunda referencia en Comalcalco. El Monumento 6 de Tortuguero fue tallado en el Clásico Tardío y aunque no se puede fechar con exactitud al ladrillo de Comalcalco, es muy probable que éste también date de ese tiempo.

 

Ahora la parte más importante: lo que dice. El desciframiento de los cuatro glifos del ladrillo fue primeramente propuesto por el experto epigrafista holandés Erik Boot en 2009. En ese entonces, el INAH reconoció el ladrillo pero se negó a darle el crédito a Boot por su investigación. Erik Boot tenía un dibujo del ladrillo en un archivo de texto portátil, pero ninguna fotografía con la cual verificar la precisión del dibujo. Para asegurarse de que calificaran su traducción tentativa, Boot compartió su trabajo en una exposición del Museo de Leiden, con la Comunidad Aztlán de la FAMSI y para una publicación del Wayeb Notes sobre el Monumento 6 de Tortuguero (Gronemeyer y MacLeod, 2010).

 

Su traducción del ladrillo hasta ese momento se daba de la siguiente manera:

 

"4 Ajaaw, 3 Uniiw, hu-li, tzutz-jo-ma"

 

Si la lectura original y provisional de Boot era correcta, entonces el texto se traduciría básicamente como:

 

"(en) 4 Ajaaw 4 Uniiw llegó completo"

 

Una de las traducciones de tzutz es "poner fin". La palabra "tzutzjom" también se encuentra en el Monumento 6 de Tortuguero y parece calificar como una referencia al Bak'tun 13; este hecho fue lo que condujo a Boot a sugerir una posible conexión entre los dos textos. Pero con sólo un dibujo para comparar, él no confiaba en su lectura. Entonces, después de casi dos años de búsqueda, finalmente encontró una foto a mediados de noviembre de 2011. Aunque todavía no está disponible a la vista del público, nosotros en el Maya Exploration Center (MEC) pudimos ver la foto y confirmamos que el dibujo hecho por Boot era correcto. Menos de una semana después de que Boot encontró la foto del ladrillo, el INAH anunció la existencia de esta segunda referencia al 2012, nuevamente sin mencionar a Boot o a la naturaleza provisional de su traducción.

 

Erik Boot es un excelente epigrafista, sin embargo, el crudo estilo y la erosionada naturaleza de texto en el ladrillo abre la puerta a interpretaciones alternativas. Por ejemplo, en julio de 2010, Mark Zender posteó en Aztlán un argumento en contra de la lectura 3 Uniiw, sugiriendo 3 Xul como una mejor adecuación. De hecho, la variante "cabeza de animal" de ese glifo es rara como una representación del mes haab K'ank'in (Uniiw en otras lenguas mayas). El siguiente glifo, traducido primeramente por el epigrafista europeo Christian Prager, es ampliamente aceptado como hu-li, "él, ella, que llega".

 

El glifo final claramente comienza con tzu-, pero los últimos símbolos son debatibles. Mientras que Boot sugirió "joma", Zender optó por k'ahk o "fuego". Como el mismo Boot lo reconoce, no hay una cuenta larga asociada con el ladrillo de Comalcalco, por lo que solos, 4 Ajaaw 3 Uniiw podrían ser colocados en cualquier otro siglo, como una combinación que ocurre una vez cada 52 años. Asumiendo que esta sea la rueda calendárica que ocurrirá en el 2012, sería como si encontráramos una lápida con la inscripción "4 de julio" y concluyéramos que en ella decía "4 de julio de 1776".

 

Un dilema final a considerar es saber quién garabateó esta burda ejecución del texto y por qué. El mismo ladrillo es un simple material de construcción y no un monumento público, el cual sería enterrado dentro de la pared del templo para nunca ser visto. Como se señaló anteriormente, este fue uno de los cientos de ladrillos con graffiti encontrado en Comalcalco, ladrillos con lo que comúnmente se cree, fueron garabatos hechos por los analfabetos trabajadores de la construcción. Entonces, ¿quién talló un texto fonético en este ladrillo en particular? ¿Lo hizo un sacerdote involucrado en el equipo de construcción? ¿Eran los capataces de la construcción nobles letrados? Y aun más intrigante ¿por qué fue inscrito todo el ladrillo? Claramente, el texto es breve y no se ejecutó con alguna reverencia.

 

¿Podría un texto que indica el fin del calendario de la Cuenta Larga, aparecer en un contexto tan banal? La navaja de Occam sugiere que la referida "llegada" o "fin" no sería más allá de 1000 años en el futuro, por lo que podría ser algo mas relacionado a los trabajadores, quienes esperaban a que se secaran los ladrillos de barro; quizás una fecha relacionada con la construcción de los templos de Comalcalco. Dos fechas más razonables para referirse a este 4 Ajaaw 3 Uniiw serían 9.11.9.4.0 (14 de noviembre de 661 d.C.) o 9.14.1.17.0 (2 de noviembre de 713 d.C.). Mientras que la búsqueda de otra referencia al 2012 ciertamente es una persecución digna, nosotros en el Maya Exploration Center creemos que el ladrillo de Comalcalco es un callejón sin salida.

 

 

Ladrillo de Comalcalco (dibujo de Rafael Quevedo B.)

Vistas: 190

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2021   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio