Práctica Privada e Interés Público

Información

Práctica Privada e Interés Público

La cantidad de sitios arqueológicos es tal que requiere de nuevas formas de trabajo. Los recortes de SHCP al INAH son de tal magnitud que requerimos nuevas formas de interacción con la sociedad civil, con las comunidades...

Ubicación: República Mexicana
Miembros: 10
Última actividad: Jul 13, 2013

Foro de discusión

Este grupo aún no tiene discusiones.

Muro de comentarios

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Práctica Privada e Interés Público para agregar comentarios!

Comentario de Victor Manuel Ortiz el agosto 4, 2010 a las 5:52am
Dada la creciente necesidad de información de cómo se hace arqueología en los distintos confines de nuestra gran canica, pongo esto como ejemplo de mis muchas vivencias en un ámbito fuera de la realidad mexicana. Espero que le sea útil a más de uno.
Haciendo un recuento mental de los casi nueve años que pasé inmerso en la dinámica de CRM en los EE.UU., creo conveniente poner a disposición de los lectores la siguiente información, la cual es más pertinente aquí que en otro foro.
Hace ya mucho tiempo y ante la escasez de empleo, emigré (documentado) hacia el vecino país del norte, pude incorporarme al trabajo arqueológico gracias a la sólida formación que obtuve en mi Alma Mater (la ENAH tropical), pasé penurias los primeros años, pero pude establecer mi nicho: manejo de la información procedente de todos y cada uno de los proyectos en que participé. El manejo de bases de datos para el control de inventarios de artefactos arqueológicos y la generación a partir de esta información de planos de distribución, gráficas, etc., me permitió tener trabajo de base en el buffet en donde colaboré como arqueólogo y analista.
¿Qué es CRM?
Es la manera en que el capital extremo controla lo que por ley (creada en 1972 igual que en México) es la afectación de vestigios arqueológicos en obras financiadas por la federación a través de sus múltiples agencias, los estados y los municipios (los tres niveles de gobierno).
La mecánica para cada una de estas instancias es similar, lo que varía es la agencia que aporta los fondos.
Hay tres niveles de aproximación a los vestigios: Estudios de Factibilidad, Estudios de Factibilidad con pruebas estratigráficas y Excavación (recuperación de vestigios). Personalmente participé en proyectos que duraron 3 o 4 años, y que por la dinámica, en ocasiones los manejábamos de manera concurrente: dos o más al mismo tiempo con un buen de personal: en el Fuerte Edward (al sur de la capital, Albany) llegamos a ser 35 arqueólogos durante 8 meses de campo (allá el arqueólogo es el que excava, con o sin chalanes). ¡podrán imaginar la nómina!, a 12 dólares la hora por cabeza…

Nivel Federal.
La EPA (agencia de protección al ambiente), DOT (departamento de transporte), NPS (servicio de parques nacionales) son los casos que conozco. Estas agencias federales (entre muchas otras) son las qué publican las licitaciones por las cuales compiten los distintos buffetes; se pueden plantear desde un principio los 3 niveles de investigación si se presume presencia de vestigios (sobre todo en áreas en donde están previamente registrados. Cada una de ellas tiene sus arqueólogos que son los que supervisan las obras, y son a quienes hay que entregar los reportes de campo, los cuales son enviados a “expertos” en el área para su aprobación, corrección o rechazo. Es evidente que hay que presupuestar trabajo de campo, trabajo de gabinete y generación de reportes. Las colecciones de artefactos tienen que estar debidamente documentadas: listados, fotos, planos de distribución, e interpretación de la información.
Nivel Estatal.
En cada estado de la Unión, existe una SHPO (oficina de preservación histórica), la cual se encarga de recibir los reportes de trabajos hechos dentro de los confines del territorio estatal, con el mismo mecanismo de revisión de reportes, envío a los diferentes “expertos” y salvaguarda de archivos técnicos.
Nivel Local
La ciudad de Nueva York tiene una agencia llamada NYCLC (comisión de edificios históricos de la Ciudad de Nueva York, y es a quién hay que responderle por los trabajos realizados dentro del área metropolitana. Tiene su propio archivo, bodegas (las cuales se perdieron cuando cayeron las torres gemelas).
Los particulares pueden o no permitir trabajos arqueológicos en sus terrenos (de buena fe), la ley federal sólo sanciona a las obras con fondos federales, algunas ciudades son más estrictas y tienen sus propias regulaciones, pero eso es otra historia.

En los EE.UU. existe ROPA (registro de arqueólogos profesionales, antes conocida como SOPA, sociedad de ..) como organismo colegiado, en donde están como socios aquellos arqueólogos debidamente acreditados con estudios y probada práctica, no cualquier hijo de vecino puede pertenecer a esta organización. Muchos estados y municipios exigen que los investigadores principales estén afiliados a ROPA. En la ciudad (y área metropolitana de Nueva York, existe una asociación llamada PANYC (arqueólogos profesionales de la ciudad de Nueva York), con sus reglamentos y disposiciones para poder ejercer el oficio.
La composición de un buffete implica un arqueólogo responsable (por lo regular el que monta la oficina), varios arqueólogos asociados (yo era uno de ellos), personal administrativo, fotógrafos, dibujantes, analistas y los excavadores. Parte del personal es de tiempo completo y la inmensa mayoría son contratados según las necesidades (la contadora iba sólo 3 o cuatro días al mes). Los salarios dependen del nivel de responsabilidad, como dato curioso, puedo mencionar que mi salario inicial eran 10 dólares la hora, y al renunciar (como jefe de campo) llegué a devengar un salario de 18 dólares la hora, lo cual complementado con horas extras era más que suficiente para vivir bien (con una familia de dos nenes). La compañía me pagaba seguro médico, seguro de vida, tenía yo un horario abierto (en función de las necesidades de trabajo y los horarios de mis hijos) había semanas en que trabajaba 50 o 60 horas, por lo que después de las 40 de rigor, se me pagaban las extras al 150%. Nada mal, especialmente si teníamos que entregar cotizaciones o reportes de trabajo. Suena a mucho, pero por ejemplo en renta y servicios básicos (energía, agua y teléfono) se me iban poco más de 1,000 dólares al mes.
Como se podrá ver, la situación de los buffetes de CRM no es nada envidiable, durante los 9 años que viví en Nueva York, quebraron por lo menos 15 buffetes, no tanto por los números rojos, sino por la competencia desleal. En el área hay infinidad de escuelas cuyos departamentos de arqueología tienen su “buffete” de CRM, y el empleo de mano de obra económica de los estudiantes es práctica común, lo que abarata costos.
Otro ejemplo es el estado de Maine, cuya universidad estatal controla todas y cada una de la excavaciones arqueológicas que se realizan en su territorio, creando un conocido monopolio o “ghetto” académico. Si bien es un estado de territorio diminuto, es otro ejemplo de cómo se maneja el asunto.
Bueno, esto lo dejo como un breve recuento de la situación que priva en una ciudad específica, y que llegué a conocer muy bien por estar inmerso en ella.
Por último, no hay universidad que se precie de ser de “calidad” y que no tenga su oficinita de arqueología, ¡hasta Kent Flannery ganó licitaciones federales!
Saludos.
 

Miembros (10)

 
 
 

Suscribirse a Noticias RMA Gratis

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

© 2021   Creada por Gustavo Ramirez.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio